Opinión Internacional

Kiev, Beirut y ¿para cuándo Caracas?

Primero fue la protesta de los ucranianos contra el fraude electoral del cual habían sido víctimas; ahora una multitud en las calles de Beirut logra la renuncia del primer ministro libanés, Omar Karamé, acusado entre otras cosas de pro-sirio. ¿Saldrá algún día a la calle la defraudada y numerosa oposición venezolana, a exigirle la renuncia a un presidente acusado entre muchas otras cosas de ser abiertamente pro-cubano?

Mientras ese momento llega, conocida ya la forma y la determinación del pueblo ucraniano, vale la pena hoy detenerse en las condiciones y el contexto en el que los libaneses, lograron convertir al 28 de febrero en una fecha histórica para todo el Medio Oriente.

Ni reedición de la guerra civil, ni Tiananmen en Beirut. La compacta y decidida masa que marchó por las calles de la capital libanesa hasta la Plaza de los Mártires, estaba compuesta por drusos, maronitas, cristianos y un pequeño grupo de sunitas, una unión nunca antes imaginada en el Líbano.

A esa inmensa, antagónica en el pasado y variopinta coalición, se unen una serie de favorables elementos exteriores. Primero, el éxito político de los EE.UU. en la región. Segundo, el mundo chiíta mas allá del Irán democrático y de la victoria chiíta en Irak, así como la neutralidad del Hezbollah chiíta, un apreciable neutralismo de parte de los inventores del atentado suicida. Y tercero, la implosión progresiva que está padeciendo el poder sirio, cuyos servicios secretos a los fines de mejorar su irreparable imagen, le entregaron a los soldados norteamericanos, el pasado fin de semana al hermanastro de Saddan Hussein, Sabaoui Ibrahim al-Hassan.

Así las cosas, quedó ayer en evidencia que las tropas sirias en el Líbano saben que si le hubieran disparado a la multitud, la cual hizo caso omiso a la prohibición gubernamental de protestar, inmediatamente Damasco hubiera sido blanco de bombardeos aliados. Y por su parte Irán y su protegido Hezbollah, saben que si todo sigue su curso pacífico en el Líbano, de realizarse las próximas elecciones los chiítas obtendrían un confortable 40% de los votos.

Sin embargo, aún queda mucha gente en las calles de Beirut, esperando el retiro de al menos una primera avanzada de los 14.000 hombres que conforman la totalidad de tropas sirias en territorio libanés. Pero como quiera que sea, el pueblo libanés, al igual que los ucranianos, ha retomado el camino de la dignidad y si bien los respectivos movimientos fueron en un principio retenidos y hasta prohibidos, ambos tienen en común el hecho de ser indetenibles.

La invasión siria ha tenido, al menos, el mérito de reconciliar a todos los libaneses en contra de la presencia de dichas tropas en su territorio. Entonces por qué no pensar, estableciendo el cada vez mas obligado paralelo, si la invasión cubana que hoy padece Venezuela no tendría al menos, el mismo mérito de unir a los venezolanos en torno a un movimiento popular y unánime, que nazca de una sociedad que lleva 6 años dividida para que de una vez por todas Venezuela y su gente recobren su dignidad.

Ni

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba