Opinión Internacional

La destrucción de la Comunidad Andina

El Teniente Coronel Chávez, en su condición de Presidente de Venezuela termina de darle el palo a lámpara de la integración andina y por consiguiente a la posibilidad de construir una verdadera integración sudamericana al anunciar el retiro de nuestro país de la Comunidad Andina de Naciones.

El anuncio del comandante no hace otra cosa que formalizar una decisión ya implementada con el boicot del gobierno militarista de nuestro país al comercio y a la cooperación en diversas materias con la hermana Colombia, como consecuencia del explicito acuerdo del chavismo con las fuerzas guerrilleras colombianas, y con la nada oculta antipatía del régimen frente al gobierno del Presidente Uribe.

Las dificultades de Chávez para encontrar un aliado exitoso en la política ecuatoriana, luego de su frustración con el Coronel Gutiérrez, y la evasiva del Presidente Toledo de ofrecer al Perú para la política chavista, han llevado al gobierno venezolano a la irresponsable decisión de aislar a nuestro país en su más cercana vecindad geopolítica.

El argumento de la firma de acuerdos de Tratados de Libre Comercio por parte de Colombia y Perú con los Estados Unidos es la excusa que ha presentado el Comandante para justificar dicha medida.

Si fuese esa la razón, ¿porque Chávez no declara su rompimiento con MERCOSUR por la decisión de Chile de firmar primero que nuestros vecinos acuerdos de libre comercio con los Estados Unidos?
El gobierno venezolano no ha terminado de entrar a MERCOSUR y ya está planteando un nuevo MERCOSUR. ¿En qué consiste ese nuevo acuerdo? No lo explicó el Teniente Coronel en su visita a Paraguay. ¿Será que les va a prohibir a los miembros de este acuerdo subregional entrar en los acuerdos de libre comercio con la primera potencia militar y económica del mundo?
Todo lo anterior nos demuestra la falta de aliento y patriotismo que caracteriza la política exterior de la autocracia gobernante. La inconsistencia de sus decisiones se pone de manifiesto en esta agenda. No se busca fortalecer la economía nacional, pues se parte de la premisa de que tendremos eternamente el flujo de caja hoy existente en el país, como resultado de los altos precios del petróleo. No se busca un sincero acercamiento con los pueblos hermanos del continente. La única premisa que mueve a la miope dirigencia de la “revolución” es su visión ideo logizada y fantasiosa de la política y la economía. El régimen ha decidido aislar al país de nuestros más inmediatos vecinos, con lo cual serán muchos los trabajadores venezolanos que perderán sus puestos de trabajo al caer el intercambio comercial, y a lo que empiece a entrar por nuestras fronteras la diversidad de productos americanos que llegarán a Colombia a mejores precios y en una diversidad mayor que los presentes en nuestro mercado interno. Tendrán que colocar un soldado en cada metro de nuestra frontera para que ese flujo no se produzca como consecuencia de este aislamiento.

Venezuela es un país fundamental en el marco de un proceso de integración de la región andina. Desde el momento en que Chávez asume la política de destruir la comunidad andina, con la bana idea de afectar económicamente y políticamente a “la oligarquía colombiana”, no está percibiendo que el principal daño se lo está haciendo a nuestro país.

Mientras la tesis que oriente al régimen chavista siga siendo la de colocar como base fundamental de la política exterior su obsesiva pelea con los Estados Unidos, y su pretensión de alinear a los países del continente en su particular postura ideológica, estaremos cada día más aislados y solo observaremos a los gobiernos satélites que ha podido impulsar el chavismo en el continente, como el actual gobierno boliviano de Evo Morales, hacerle el coro al aspirante a Jefe de la América del Sur, el Teniente Coronel Chávez Frías. A ello se sumará los gobiernos “vivos”, es decir aquellos que desean aprovechar la bonanza petrolera venezolana y la obsesión de Chávez de ser el nuevo “líder del continente” a costa de los petrodólares de nuestro pueblo.

El actual régimen de “destrucción nacional” no sólo avanza en la destrucción de nuestro país, sino que ahora concreta la destrucción de un instrumento que hemos debido fortalecer como lo es la Comunidad Andina de Naciones como un paso fundamental en la búsqueda de la integración de Sudamérica, pues si no podemos integrarnos con Colombia, Perú y Ecuador, como vamos a integrarnos con ellos y con otros vecinos del sur en esa nueva Comunidad Sudamericana que propone el confundido Presidente de nuestro país.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba