Opinión Internacional

La gira de Chávez y la guerra global

La declaración de Chávez de que la guerra es global, anti-imperialista y que ya estamos inmersos en ella, da nuevos elementos para evaluar la actual gira del teniente coronel.

Los tres países de su actual periplo están vinculados con la producción y comercio de armas de guerra. Rusia y Bielorrusia son reconocidos vendedores de armas, que ya han negociado con Venezuela gigantescos acuerdos para compras que van desde 100.000 fusiles AK-103 kalashnikovs a 25 aviones Sukhoi y 53 helicópteros de combate hasta misiles tierra-aire SA-3 Goa y SA-8 . Irán, también cliente de los dos anteriores, está en este momento no sólo experimentando con cohetería sino que prepara la producción de material atómico a partir del cual fácilmente podría formar parte del club de países nucleares.

Adicionalmente, Venezuela anunció que podría comprar cinco submarinos rusos del tipo kilo-636 y posiblemente cuatro Amur 677E, de última generación, que son más livianos y también están generalmente configurados para la guerra anti-submarina y de superficie, colocación de minas y colocación de fuerzas especiales, pero que pueden ser equipados con lanzadores de misiles.

Así, Venezuela con la mayor flota submarina de la región estaría en disposición de patrullar desde el Polo Norte hasta la Tierra del Fuego, pasear por el Caribe y el Golfo de México, acercando una capacidad de fuego a las costas del imperio.

Chávez declaró que está convirtiendo a Venezuela en una potencia militar regional. Esto definitivamente no puede caer bien en la región, ni tampoco entre las grandes potencias que tienen intereses, incluso territoriales, en ella como Francia, Inglaterra, Holanda y por su puesto EE.UU..

Además, la conversión de tecnología militar del sistema occidental al Ruso, no sólo crea problemas de incompatibilidad o interoperatibilidad entre los países de la región, sino que pone en bandeja de plata nuestros equipos para ser operados por los «hermanos cubanos», quienes son los únicos en el continente que conocen y manejan tal tecnología.

En este mundo de guerra global, no sólo los cubanos aumentarían su capacidad militar frente a los EE.UU., sino que de cumplirse las promesas de Chávez de que Venezuela no sería indiferente a un ataque a Irán y que sangre venezolana defendería a esta «nación hermana», la posición geográfica y posesión de este armamento sería más que preocupante, no solo para los norteamericanos y el continente sino para los venezolanos que nos podríamos ver involucrados en una guerra que no tiene nada que ver con nuestra historia y geografía.

Si la Venezuela bolivariana sigue acumulando las capacidades militares de los países que ahora visita, incluyendo los submarinos, aun sin especular sobre la cohetería y capacidad nuclear de Irán, no hay duda que el estatus militar de Venezuela cambiará radicalmente, y con él, el tipo de relación y reacción del continente hacia Venezuela, que podría ser vista como un peligro inminente, en especial por la actitud agresiva y beligerante en política internacional de un Chávez que se siente atacado y se declaró inmerso en una guerra global.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba