Opinión Internacional

La gira de Chávez

En el mes en que ambos presidentes vencieron ampliamente las elecciones de EEUU y Venezuela ellos han afilado sus cada vez más distantes políticas externas. La diplomacia norteamericana ha pasado del ‘moderado’ Collin a la más leal ‘Condi’.

Chávez inició una gira tricontinental visitando mandatarios críticos a la Casa Blanca. En España ha saludado al nuevo gobierno socialista por distanciarse de Washington. En Moscú ha reclamado un mundo bipolar atacando la ingerencia occidental en Ucrania y la periferia rusa. En Libia e Irán ha elogiado las revoluciones ‘anti-imperialistas’ que Bush condena como ‘autocráticas’.

Tras el telón hay una batalla por el oro negro. La administración norteamericana está llena de directores de transnacionales petroleras que ansían más ganancias en Iraq y otras naciones. Chávez quiere hacer una alianza mundial para evitar una fuerte caída del precio de los carburantes. Busca potenciar petroleras estatales y captar capitales rusos y musulmanes.

Chávez y Perón

En 1945 el coronel Perón ganó las elecciones argentinas planteándose como la única alternativa ante Washington. El discurso ‘anti-oligárquico’, ‘anti-imperialista’ y pro-‘redistribución de la riqueza’ le sirvió para crear una red de militantes y organizaciones populares. Si bien mantuvo la democracia representativa, sus opositores le acusaban de prácticas autoritarias. Su modelo fue una economía de mercado proteccionista y con fuerte intervención de un estado benefactor y asistencialista.

En Venezuela Chávez suele ganar polarizando al país entre él y el pasado pro-EEUU. El ‘bolivarianismo’, al igual que previamente el ‘justicialismo’, ha ido logrando arrinconar a la vieja izquierda marxista y a los partidos tradicionales y apunta a ser durante mucho tiempo la principal fuerza de su país.

Chávez, al igual que el primer peronismo, apostará a pugnar por un bloque regional que haga contrapeso a EEUU. Mas, el ‘bolivarianismo’ podría recorrer la misma evolución del peronismo, quien fue dejando la tercera ‘vía’ intermedia entre capitalismo y socialismo para promover un thactcherismo a la Menem.

Venezuela: ¿Nueva Cuba?

La visita de Chávez a mandatarios críticos a EEUU ha vuelto a hacer que algunos de sus enemigos le acusen de querer seguir el camino cubano.

Pese a la amistad que Chávez y Castro tienen entre sí ambos tienen orígenes y proyectos muy diferentes.

En Cuba hace 45 años una revolución socialista desintegró al ejército llevando al poder a una guerrilla. Esta, debido a la agresión de EEUU, a la radicalización de sus bases obreras y campesinas, y al interés geopolítico soviético avanzó hacia una economía estatizada y planificada dirigida por un partido comunista único.

El gobierno venezolano fue electo, mantiene una democracia multi-partidaria, se apoya en las FFAA, no ha realizado confiscaciones y alienta inversiones privadas. El chavismo no es socialista o anti-capitalista. Promueve una economía proteccionista de mercado más afín al antiguo PRI mejicano o al peronismo argentino.

El ‘bolivarianismo’ no promueve focos armados sino una transformación populista interna de las democracias latinas, revitalizar modelos económicos keynesianos que el nuevo liberalismo trató de remplazar y ansiando un bloque regional ante el ALCA.

Neo-nacionalismo

Hace 25 años el nuevo liberalismo fue creciendo. Proponía deshechar los distintos modelos keynesianos basados en el impulso al mercado interno, los aranceles y asistencia social, y la industrialización vía substitución de importaciones. La salida propuesta era privatizar empresas, liberalizar mercados, flexibilizar la mano de obra y una apertura a los mercados y capitales globales.

El éxito del thatcherismo económico fue tal que hasta enemigos históricos de éste (desde el laborismo británico hasta el peronismo) le fueron aceptando. Mas, éste ha generado una reacción. El nuevo nacionalismo sostiene que la soberanía de los pueblos ha quedado disminuida ante EEUU y que se ha ampliado la brecha entre pobres y ricos; no promueve nacionalizaciones ni medidas radicales, pero sí un viraje hacia formas populistas y proteccionistas.

Venezuela encabeza una tendencia continental, la cual influye sobre Argentina, Bolivia y Brasil; puede contar con simpatías en los nuevos presidentes panameño y dominicano; y podría disputar las presidenciales en Uruguay, Nicaragua y Bolivia.

(*): Analista internacional

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba