Opinión Internacional

La hora decisiva de las Fuerzas Armadas!

¿Qué pasará hasta el 4 de mayo antes del triunfo del Si en el Referéndum?.

Dependerá en gran medida de la actitud y el comportamiento de la Institución que por mandato constitucional está destinada a garantizar la soberanía territorial y la unidad del estado boliviano: las Fuerzas Armadas de la Nación.

Si las Fuerzas Armadas sucumben a los dictámenes del Poder Ejecutivo y de su ministro titular que ha proclamado la necesidad de “detener a como de lugar” el proceso electoral en pleno desarrollo, no se descarta un auto-golpe militar, un estado de sitio con detenciones y confinamiento de lideres incluida la toma “física” de la ciudad rebelde.

En este caso la Institución Armada habrá sido utilizada, como en tantas otras ocasiones de la azarosa vida republicana, para agredir al pueblo en obediencia de poderosos como oscuros intereses.

La noche del domingo pasado, ante una multitudinaria concentración, festejando los seis años de la recuperación del poder luego del golpe militar de Carmona, el Presidente Hugo Chávez relató con lujo de detalles el proceso de “depuración” a que sometió a la Fuerza Armada Nacional expulsando de sus filas a centenares de oficiales “golpistas”.

El caudillo venezolano tuvo desde entonces en el puño el control absoluto del ejército.

Cuatro años después, el flamante presidente boliviano Evo Morales “destituyó” de un plumazo a tres “promociones de generales” bajo el argumento de haber traicionado éstos a la Nación por la entrega de los misiles chinos a los norteamericanos.

Fue en realidad un “operativo” político inspirado en la experiencia chavista; una manera de hacerse del control de las Fuerzas Armadas como preámbulo a la pretendida implantación incumplida hasta ahora del proyecto de poder hegemónico social- indigenista –comunitario.

Sin embargo, en ambas experiencias existieron diferencias de forma y de fondo.

Chávez fue y sigue siendo un líder militar fuertemente ideologizado que le permite ejercer con firmeza implacable su condición de Comandante en Jefe de la Fuerza Armada Nacional.

No es el caso del presidente Morales quien a pesar de los “bonos de lealtad” y los cheques venezolanos repartidos a diestra y siniestra, no supera hasta ahora su condición de líder sindical cocalero afectando la autoestima y el orgullo profesional del oficial del ejército boliviano.

De paso, la vergüenza de acciones militares como la “toma de Viru-Viru” y la retirada en desbandada ante la movilización y la determinación del pueblo cruceño de recuperar “su aeropuerto” icono del desarrollo de esta parte del país.

Por eso, ante la eventualidad de una orden del Sr. Ministro de Defensa con el visto bueno de su Excelencia para arremeter el 4 de mayo contra un pueblo enfervorizado pero indefenso tal vez los mandos militares debajo del comando “formal” del Gral. Trigo, decidan lealtad patriótica y profesional a la Democracia, la libertad y el estado de derecho.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba