Opinión Internacional

La inflexión estratégica del Comando Sur

El Pentágono prepara la fase andina del Plan Colombia y Venezuela está en la mira

No había dejado de retumbar en las agencias de noticias el eco de las palabras de Evo Morales criticando en la reunión del Mercosur la lucha antidrogas adelantada por el eje Estados Unidos-Colombia cuando el General Peter Pace, Jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Militares de EEUU, declaraba a la prensa, desde Bogotá (19-01-06), que «la comunidad internacional debe ser respetuosa de la alianza libre y soberana que existe entre los gobiernos de Bogotá y Washington para combatir las drogas y el terrorismo» (Plan Colombia-Andino).

Pocas semanas antes John Negroponte, Jefe de los Servicios de Inteligencia de EEUU y futuro número dos del Departamento de Estado, había expresado en el Congreso que la democracia «corría peligro» en Venezuela y Bolivia, a la par que calificaba a Hugo Chávez como «uno de los dirigentes más antiestadounidenses del mundo». Negroponte informó que «Venezuela es el segundo país en el hemisferio donde realmente se han concentrado tanto la labor de inteligencia como los esfuerzos de análisis (de Estados Unidos)».

Ya el 24 de marzo de 2004 el General James T. Hill, entonces Jefe del Comando Sur, en comparecencia ante el Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, había manifestado que en Venezuela existía un fenómeno político calificado como «populismo radical», junto con «una amenaza menor pero sofisticada de grupos radicales islámicos en la región». Ambas «amenazas» se debían sumar a las tradicionales (narcotráfico, guerrilla, pandillas urbanas, etc.).

Hill no tuvo éxito en su petición. La Casa Blanca estaba ganada por la tesis de John Maisto, hoy embajador ante la OEA, quien sostenía que Chávez era pura «bulla retórica», y que los negocios -lo importante- funcionaban a la perfección. Por fin, las palomas políticas se impusieron sobre los halcones militares y lograron el reemplazo del belicoso Hill, que planteaba llevar de una vez el Plan Colombia a la categoría de «Guerra Andina». El sucesor de Hill fue el General Bantz Craddock.

Las tesis de Hill se engavetaron 3 años en el Pentágono. Pero antes de que la briosa geopolítica de Chávez sellara definitivamente la relación Venezuela-Irán y sumara, además, 5 gobiernos para formar el embrión de la Confederación Bolivariana de Naciones (Venezuela, Cuba, Nicaragua, Ecuador y Bolivia), Craddock reveló, antes de dejar su puesto al Almirante James Stavridis, que «la política del Comando Sur, en particular, y de EEUU, en general, hacia América Latina y el Caribe, se encuentran en un punto de inflexión estratégica: se cambia de curso rápida y radicalmente o los costos y amenazas serán inaceptables».

Por esa razón se encontraba en Colombia Peter Pace, la máxima autoridad militar de EEUU.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba