Opinión Internacional

La justicia chilena decide retirar la inmunidad a Pinochet

El pleno de los 22 magistrados de la Corte de Apelaciones de Santiago resolvió ayer despojar de su fuero parlamentario al ex dictador Augusto Pinochet en una votación dividida, según diversas fuentes oficiales y extraoficiales, abriendo paso así a la posibilidad de que el general sea procesado por los crímenes cometidos por la caravana de la muerte. El resultado de la votación, de confirmarse la información que trascendió en el Parlamento chileno y en la sede de Gobierno, fue favorable al desafuero por 13 votos contra 9 (Aunque otras fuentes hablan de 12 a 10). El fallo oficial no se conocerá hasta dentro de dos semanas.

Los mismos magistrados resolvieron mantener el resultado de la votación en secreto, mientras se redacta la resolución, lo que puede tardar entre una o dos semanas. Los jueces indicaban que el fallo no estará listo mientras no esté terminada su redacción. El presidente de la Corte de Apelaciones, Rubén Ballesteros, nombró ayer al juez Jaime Rodríguez como redactor de la resolución y reiteró que la causa ya «está decidida».

Según trascendió, el adelanto de la votación 24 horas, que estaba prevista para hoy, fue por iniciativa de Ballesteros, quien les pidió a los magistrados entrar cuanto antes a la etapa resolutiva, aunque a uno de los jueces le quedaba todavía revisar parte del expediente. En tribunales, diversas fuentes interpretaron que la Corte de Apelaciones al decidir con mayor rapidez buscó aliviar las presiones que recibe desde distintos sectores, pero, en especial, los que llegan desde la derecha y los militares.

Uno de los abogados querellantes, Eduardo Contreras, aseguró «ganamos» y calificó de «histórica» la resolución, aunque advirtió que aún existe confirmación del fallo. Agregó que lo más probable es que cuando la decisión sea oficial, la defensa del ex dictador apele de inmediato el fallo ante la Corte Suprema. «Ahí [en la Suprema] tengo menos dudas de que vamos a ganar, logrando el desafuero, con lo que se abriría paso para su procesamiento y orden de detención en su contra», insistió Contreras.

Previamente, el juez Juan Guzmán, que tiene bajo su responsabilidad el proceso contra Augusto Pinochet, deberá someter al ex dictador a exámenes médicos, debido a su edad. Sin embargo, en la justicia chilena las razones médicas sólo evitan el juicio a una persona si está loca o demente senil, lo que hasta ahora nadie ha sostenido respecto de Pinochet. Contreras agregó que constituye una muy buena señal que la Corte haya adelantado su resolución, para disminuir las presiones. Advirtió que la defensa de Pinochet puede intentar también lograr una amnistía para el caso de los crímenes de la caravana de la muerte. Pero el abogado recordó que la Corte Suprema ha sido categórica al respecto al definir que no cabe aplicar la ley de amnistía -que cubre los delitos políticos cometidos entre 1973 y 1978- cuando se trata de casos de secuestros de personas cuyos cuerpos no han aparecido.

Miembros de la derecha reaccionaron considerando equivocado el fallo, pero aseguraron que respetan las resoluciones judiciales. Los pinochetistas mantuvieron silencio a la espera de la confirmación oficial del fallo. Mientras, la presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, Viviana Díaz, afirmó que habría querido ayer la resolución de manera oficial, porque «la espera se hace interminable. Esperamos que la Corte conceda el desafuero para empezar a hacer justicia ante tantas violaciones a los derechos humanos cometidas por Pinochet».

Una democracia

Previamente, en la mañana, en declaraciones a radio Cooperativa, el presidente de la República, Ricardo Lagos, descartó de forma tajante una sublevación militar si Pinochet es despojado de la protección parlamentaria. Ante la pregunta de si existe la posibilidad de un golpe de Estado en Chile si el ex dictador es desaforado por los jueces, Lagos afirmó: «No, estamos en un país democrático», y agregó que «no hay ningún temor, en ningún sentido, eso se lo puedo asegurar como presidente».

En una de las primeras reacciones a la noticia sobre la votación en el seno de la Corte de Apelaciones, la presidenta del Consejo de Defensa del Estado (CDE), Clara Szczaranski, que se hizo parte en el proceso pidiendo el desafuero de Pinochet, dijo estar satisfecha, pues demuestra que «no hay personas diferentes ante la ley» y que los jueces resolvieron ajenos a las presiones existentes.

Anoche en Santiago (la madrugada de hoy española), grupos de derechos humanos convocaron a sus seguidores a celebrar la noticia en el centro de la ciudad.

«Nunca pensé que se fallaría contra él»

La presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos de Chile, Viviana Díaz, dijo anoche al conocer el desafuero de Augusto Pinochet: «Siempre quise ver a Pinochet detenido. Y así lo vi en Londres. Pero nunca pensé que la justicia chilena fallaría contra él». Y es que el refugio de Santiago soñado por el ex dictador durante los 503 días de cautiverio en Londres no era tal refugio. El pasado 2 de marzo, Pinochet abandonaba el Reino Unido gracias a la decisión de Jack Straw, el ministro británico del Interior, que consideró que el ex dictador no estaba en condiciones de soportar su propio juicio en caso de ser extraditado a España, donde lo reclamaba la Audiencia Nacional. Y a su llegada a Santiago, el Ejército le brindó un recibimiento de honor que irritó a Lagos e hizo presagiar un futuro de impunidad para Pinochet.

Pero durante estos más de dos meses y medio las querellas interpuestas contra el general no han dejado de caer sobre la mesa del juez Juan Guzmán y ya suman más de 100; la Corte de Apelaciones ha desestimado las peticiones de la defensa para que se hiciera un reconocimiento médico a Pinochet, y los intentos de las Fuerzas Armadas de presionar a la justicia se han topado con Lagos. La pasada semana, el presidente llamó al orden a los altos mandos castrenses después de que la cúpula militar se reuniera para manifestar su apoyo al general.

El periplo judicial de Pinochet -que comenzó con su detención en Londres el 16 de octubre de 1998- no para en Chile. En Argentina, la juez María Servini de Cubría, está a la espera de un dictamen del Supremo para procesar al ex dictador por el asesinato en su exilio bonaerense del ex comandante en jefe chileno Carlos Prats, el 30 de septiembre de 1974.

Más cerca del banquillo chileno
ERNESTO EKAIZER

La Corte de Apelaciones de Santiago, integrada por 22 ministros de fuero (jueces), fue convocada el pasado lunes, tras celebrar su pleno ordinario, a una reunión extraordinaria para ayer a las 13.30 hora chilena (19.30 hora peninsular española), en la primera planta del Palacio de los Tribunales, situado en la calle de Bandera con Compañía.

Nadie, fuera de los jueces, sospechaba el alcance de este pleno. Todo parecía estar preparado para celebrar hoy, miércoles 24, el pleno extraordinario de la Corte a fin de resolver sobre la petición del desafuero del senador vitalicio, el general Augusto Pinochet. El propósito del desafuero -quitarle su inmunidad parlamentaria- es procesarle -declararle reo- por el secuestro calificado de 73 personas durante la operación caravana de la muerte, donde el principal encausado, el general Sergio Arellano Stark, ex jefe del Estado Mayor del Ejército, actuó como «delegado», según las instrucciones escritas de la época, del entonces comandante en jefe y presidente del Gobierno, Augusto Pinochet.

Sin embargo, este pleno extraordinario se anticipó un día. Los 22 jueces, que habían finalizado el pleno del desafuero el 28 de abril pasado, tras ser oída la relatora, los abogados de la acusación y el letrado de la defensa, habían fijado para el 24 de mayo el inicio de las deliberaciones para adoptar una posición, esto es, resolver si debía concederse o rechazarse el desafuero.

Fuentes próximas al Gobierno de Ricardo Lagos señalaron anoche que la decisión de anticipar el pleno del desafuero y votar por sorpresa pudo ser la respuesta de los jueces al clima de presiones y declaraciones que iba in crescendo en los últimos días, a medida que se acercaba el día D.

La primera planta del Palacio de los Tribunales fue así el escenario, durante una hora, entre las 13.30 y las 14.30, hora de Santiago, de una votación histórica. El margen, 13 contra 9, parece más amplio que el previsto, aunque otras fuentes aseguran que el resultado fue 12 contra 10. Ya con ocasión del comienzo de la vista del desafuero, el pleno se dividió en 11 contra 11 al votar sobre si procedía encargar, antes de resolver acerca del desafuero, exámenes médicos al general Pinochet, como pedía su defensa. El empate cerró la puerta a esos exámenes, al menos en la Corte de Apelaciones y abrió el camino para decidir sobre el desafuero.

Fuentes vinculadas a los partidos de la Concertación gubernamental dijeron anoche que los 22 magistrados ya estaban decantados a favor del desafuero muy poco después del pleno de los días 26, 27 y 28 de abril, lo que llevó a los partidos de la derecha UDI (Unión Demócrata Independiente) y Renovación Nacional a desarrollar una vigorosa campaña para cambiar el sentido del voto. A esa actividad, se sumaron en las últimas semanas los militares, con epicentro en el Ejército, quienes exhibieron una actitud «deliberante» respecto al caso Pinochet. Finalmente, ayer, el general recibió la noticia en su casa del barrio de La Dehesa, rodeado de su familia. Su hijo Marco Antonio comentó que ya daban «por hecho» el levantamiento de la inmunidad.

El pasado 19 de mayo, el alto mando del Ejército, bajo la dirección del comandante en jefe, Ricardo Izurieta, reunió a 39 generales, analizó la situación de los procesos judiciales y la petición de desafuero de Pinochet y solicitó al poder civil, a través de un comunicado, «prudencia, equidad y colaboración». El presidente de Chile, Ricardo Lagos, por su parte, envió mensajes claros al Ejército con el intento de frenar las presiones.

La Corte de Apelaciones de Santiago, tras votar anticipadamente ayer, resolvió nombrar como redactor del fallo, que será elaborado durante varios días, al ministro de fuero Jaime Rodríguez, el último juez en incorporarse al tribunal. Por su parte, la minoría también se verá abocada a elaborar su voto particular, con las prevenciones (matizaciones) que cada magistrado pretenda introducir.

Los abogados de la acusación reaccionaron anoche con cautela, ya que la votación trascendió de manera extraoficial. La decisión de desafuero, cuando quede formalizada, puede ser objeto de recurso ante la Corte Suprema de Chile. Serán los 21 magistrados de dicha Corte Suprema -cuyo aggiornamento ha sido sensiblemente inferior al de la Corte de Apelaciones de Santiago en estos últimos años- quienes zanjarán, en definitiva, la cuestión del desafuero. Fuentes jurídicas añadieron anoche que precisamente en la Corte Suprema es donde más arraigada está la idea de someter a Pinochet, como cuestión previa, a exámenes médicos, apoyándose en las reformas introducidas en el Código de Procedimiento Penal chileno de primeros de los años noventa.

Pinochet, a casi ochenta días de su regreso a Santiago desde Londres, donde permaneció bajo arresto domiciliario durante casi diecisiete meses, sufrió ayer su primera derrota procesal, aunque no definitiva, en tierra chilena, lo que le sitúa más próximo del banquillo que nunca. La «conspiración» que denunciara Pinochet en Londres, a modo de cortina de humo particular, se ha mudado, ahora, a Chile.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba