Opinión Internacional

La OEA Cabaret: Strip Tease y Escapularios

Unos para seguir disfrutando del petróleo barato y a largos créditos, que no empiezan a pagar (ni tienen intenciones de hacerlo), otros porque se identifican con el autoritarismo del castrochavismo, son cómplices ideológicos del obsoleto esquema, que algunos (como Michele Bachelet, Pepe Mujica y Dilma Rouseff), ni siquiera pueden implementar en sus propios países, donde los mecanismos de la genuina democracia se los impiden, pero lo compensan manteniendo esa solidaridad automática con el obsoleto y fracasado proyecto estalinista, en Cuba, Nicaragua y Venezuela, donde ellos regresan al pasado en que practicaban la lucha armada, y su objetivo primordial era imponer la dictadura del “proletariado” (sector al que jamás pertenecieron, como tampoco Lenin, Trotsky, Stalin, Mao, Fidel, Ortega, Chávez, y Maduro no alcanza el puntaje mínimo, porque la mayor parte del tiempo en que estuvo en la Nómina del Metro de Caracas como chofer de autobús, fue un insigne y perseverante Reposero).

Para los no familiarizados con el lenguaje derivado de lo eclesiástico, la indulgencia es el perdón por los pecados cometidos, y el escapulario es un objeto con dos rectángulos unidos por un hilo o cordel fino, a manera de largo collar, con figuritas de vírgenes, santos, o de Cristo, que deben estar sobre pecho y espalda, y son símbolo de profesar la fe, de sincero arrepentimiento por las faltas en que se ha incurrido, y protegen al usuario, mientras sus malas acciones no incluyan voluntad pecadora y perversa. La significación religiosa ha sido ampliada al mundo fuera de las Iglesias, convertido en refrán popular de antigua data, que se refiere a la trampa de lograr perdón o prebendas mediante esfuerzos -escapularios- ajenos, es decir, se obtiene la exoneración de las culpas alegando que ese privilegio se merece por tener un escapulario propio, cuando en realidad, ni el escapulario es propio o genuino, ni las faltas por las cuales se busca el perdón están exentas de voluntad pecadora y perversa. El régimen castrochavista ha convertido los recursos de la Nación venezolana, petróleo y dinero, en escapulario -la petrochequera-, y condiciona los grandes negocios, el reparto de barriles de petróleo a muy bajo costo, y dólares, ambos con formas de pago exageradamente permisivas, a la obtención de respaldo, complicidad e incondicionalidad acrítica, Impunidad y Luz Verde por delitos de Lesa Humanidad, que ha cometido y sigue cometiendo (delitos que NO prescriben), con el añadido de restringir los protocolos de esta nueva religión geopolítica a los reducidos espacios de unas pocas iglesias que ha creado o prostituído (UNASUR, CELAC, MERCOSUR, OEA), evitando que haya Conocimiento y Debate sobre las faltas, negando o difiriendo la Discusión en torno a los gravísimos crímenes que han ocurrido en Venezuela, a partir de la abominable actuación de las Fuerzas Policiales, Militares, y Paramilitares que el régimen organiza, financia y dirige. Le huyen a un posible Cónclave en la Iglesia mayor, la ONU, porque allí los tentáculos de sus escapularios no tienen tanto alcance e influencia, ni está dispuesta la mayor parte de la feligresía mundial a ser complaciente con la Brutalidad en la Represión, el uso de grupos armados al margen de las leyes, la Corrupción implícita en la desviación de cuantiosos recursos para garantizar las complicidades internacionales, la profunda Intromisión de la dictadura castrista en los asuntos primordiales de la Nación venezolana, los múltiples y perversos impedimentos a la Prensa Libre, y la Ineficiencia en la prestación de servicios a lo largo de los 15 años que lleva el castrochavismo en el poder, todo lo anterior ampliamente sustentado en evidencias, Estadísticas, Informaciones y Denuncias, imágenes y videos, que la Hegemonía Comunicacional oculta en el espacio interno, y trata de acallar en el espacio externo.

El régimen controla directamente 44 televisoras y 264 radioemisoras, indirectamente impone la autocensura, amenazando con elevadas multas o cierre, a cualquier estación que se atreva a mostrar la parte de la realidad que ellos no hayan autorizado. Muy pocos resquicios quedan para enterarse de lo que ocurre en Venezuela, y el más usado, las redes, Internet y en especial Twiter, son saboteados a menudo. Para colmo, a capricho encadenan todas esas estaciones para remachar la versión oficial, presentando exclusivamente lo que al régimen conviene. A la VERDAD la mutilan, la adulteran, o le añaden invenciones que pretenden reforzar la tesis de que no hay Protestas de las Mayorías en el país (eso siempre ha sido inconcebible e inaceptable para todo régimen autoritario. En Venezuela se creó, para fortalecer la fantasía que proyecta la permanente, costosa e invasiva propaganda, el Viceministerio de la Felicidad, algo absolutamente Orwelliano), sino un Golpe, que sería cuantitativamente similar a los magnicidios denunciados desde 1999 -innumerables-, y cualitativamente su común denominador es que jamás han presentado pruebas, ni de los golpes ni de los magnicidios. En su primitivo y contraproducente empeño en impedir que la Verdad sea conocida, sacaron del aire a NCTV24, amenazaron a Deutsche Welle, anularon las credenciales de CNN (maltrataron a su presentadora Patricia Janiot en el aeropuerto), y su condición totalitaria fue evidenciada por las vergonzosas actuaciones en la OEA para impedir que una representante de la Oposición venezolana, por amable y pertinente invitación de Panamá, tomase la palabra, y amenazan con expulsarla de la Asamblea Nacional por su actitud de constante verticalidad, siendo MCM la diputada que obtuvo el mayor respaldo electoral, y ostenta la más alta representatividad.

En la primera ocasión de decidir en la OEA si la situación en Venezuela debiera siquiera discutirse, solamente tres países respaldaron la moción (Panamá, Canadá y EEUU). En la segunda oportunidad, fueron ya once los que reconocieron que tratar la grave crisis que ocurre en Venezuela era parte de las funciones y obligaciones de la OEA. Aun así, 21 países rechazaron que se plantearan las graves violaciones a los Derechos Humanos y la praxis de la Democracia, cometidas por el régimen chavista, a través de la brutalidad que ha caracterizado las actuaciones de las fuerzas policiales, militares y, lo más criminal, bandas paramilitares que coordinan sus acciones de agresión y vandalismo, con las fuerzas regulares. Una reedición de los camisas negras y pardas de la Italia Fascista y la Alemania Nazi. La vergonzosa negligencia demostrada por esa circunstancial mayoría en la OEA, se agrava al escudriñar lo que cada país representa, en términos de seres humanos; los 21 países que se niegan a Debatir contienen una población de 311.588.275 habitantes, mientras que los 11 países que respaldan que la OEA sea fiel a sus propias normativas y propósitos, suman 597.970.295 habitantes, para un total de 909.558.570 habitantes, de los 32 países en la OEA. Con esos datos (de J. Chaffardet), vamos a extraer interesantes inferencias; 8 pequeñas islas tienen juntas 1.236.357 habitantes, el 0,14% de la población, pero el 25% de los Votos. Si agregamos a Guyana y Surinám, dos pequeños vecinos al SE, con 1.306.749 habitantes, otro 0,14% del total, 2 votos, tenemos que 2.543.106 habitantes, el 0,28% del total poblacional maneja 10 votos, el 31,25%, casi la tercera parte del total de votos. Con el escapulario que mencionamos al comienzo del artículo, la petrochequera, y acuerdos antipatrióticos concernientes al litigio fronterizo del Esequibo, el régimen chavista nos aplicó de nuevo el esquema tramposo del Gerrymandering, la estafa de la Salamandra, que permite a quien tiene minoría de población que le respalde, obtener más curules en la Asamblea Nacional de Venezuela (en el 2010 el oficialismo sacó el 48% de respaldo popular, pero se adjudicó el 58.98%, 97 de 165 diputaciones), y en marzo del 2014, con el 34,26% de la población representada en la OEA obtiene el 67,47% de los Votos, para impedir la libre discusión y que se sepa la absoluta verdad de lo que acontece en Venezuela.

El falso argumento del golpe va acompañado del también falaz argumento de la no injerencia en los asuntos internos, afirmando de paso que el régimen de Maduro es legítimo. Los socios de UNASUR son los que menos deberían utilizar esos frágiles razonamientos, pues les consta que en abril del 2013 la Oposición venezolana rechazó los resultados que el CNE -controlado ilegal y deshonestamente por 4 de 5 rectores que son militantes del chavismo- dió la victoria al candidato Maduro, adjudicándole un 1,39% de ventaja, sin atender el formal reclamo de la Oposición, que había exigido: 1. la Revisión total de los datos asentados en los Cuadernos de Votación (que contienen las pruebas de la última etapa del continuado FRAUDE, la que se realiza el día de la elección, mediante la introducción de votos fraudulentos logrados con multicedulados que llenan los espacios de fallecidos, electores inasistentes o virtuales). 2. Paralelamente se denunció la alta probabilidad de que el candidato Maduro hubiese violado la Constitución Nacional, que establece el requisito de haber nacido en territorio venezolano, para ser Canciller u optar a la presidencia. UNASUR se comprometió a velar por que ambos asuntos fuesen debidamente aclarados, lo que no ha ocurrido. No se han revisado los Cuadernos electorales, ni a los venezolanos les han demostrado que Maduro nació en territorio venezolano. Aún no prueba que cumplió ese requisito constitucional fundamental. De modo que la Legitimidad de Origen está doblemente cuestionada. Y la Legitimidad de Ejercicio ha sido gradualmente destrozada, primero por su incapacidad para frenar los graves problemas por los que la población reclama: Inflación del 56,2%, Inseguridad (200.000 asesinados en 15 años, 24.763 en el 2013), Desabastecimiento del 30%, creciente endeudamiento, varias devaluaciones de nuestra moneda, poder adquisitivo en constante reducción, Corrupción, pésimo mantenimiento de la infraestructura vial, hospitalaria, educativa, desviación de importantes recursos que se le niegan al país, para complacer a los beneficiarios del escapulario, esos países inescrupulosos que por las prebendas que reciben (petróleo por el cual no han pagado, negocios de exportación que favorecen a sus empresas perjudicando a las nuestras, muchas de las cuales han quebrado o fueron obligadas a cerrar), cierran los ojos ante las aberrantes violaciones a los Derechos Humanos que cometen los violentos al servicio de este proyecto anacrónico y destinado al mismo fracaso de todos los experimentos similares que se hicieron en el mundo previamente, con el colectivismo y la dictadura del proletariado como sus objetivos esenciales. Y un factor que además de estar entre los problemas básicos por los que la mayoría de los venezolanos protesta, forma parte también de la errónea respuesta del régimen a las protestas: La descarada e invasiva Intromisión de la dictadura castrista en los asuntos más delicados de la Nación venezolana, y en la brutal Represión que ha producido más de 30 asesinatos, cientos de heridos, cerca de dos mil detenidos, y el aumento de las medidas destinadas a coartar la Libertad de Expresión y de Manifestación.

La OEA, UNASUR, MERCOSUR, esa abominación del CELAC [que incluye a la dictadura más longeva y dañina que ha debido sufrir Latinoamérica, Cuba, donde impera la Monarquía de los Castro, el Partido Único y la omnipresente represión de todas las libertades], saben que Maduro no tuvo Legitimidad de Origen ni la ha tenido de Ejercicio; no ha sido eficiente en lo económico, ni respetuoso del marco legal en todos los aspectos, por lo que es insultante que insistan en apoyarlo, sin considerar los delitos y crímenes que él y sus cómplices han cometido. Todos los que mantienen ese celestino respaldo a este oprobioso régimen, colaboran con la tragedia que acá está ocurriendo y se incrementa peligrosamente, pues la dirigencia chavista, sus esbirros legales y sus paramilitares, han cometido crímenes de Lesa Humanidad, que NO prescriben, y es deber del resto de las naciones del orbe, atención ONU, garantizar que en cualquier país donde se vulneren los DDHH esa situación sea detenida, y los responsables sean juzgados y debidamente castigados, sea en Siria, en Ucrania, en Cuba o en Venezuela. No sigan escudándose tras la hipócrita excusa de la No Injerencia, ni jueguen a ser Chamberlain.

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba