Opinión Internacional

La OEA y la Sociedad Civil

La participación de la sociedad civil dentro de la OEA no es un gesto gracioso o un favor que los gobiernos de turno hacen a las organizaciones de la sociedad civil, miembros del sector sindical o las organizaciones participantes del sector privado, es un derecho que nos hemos ganado en muchas luchas y reivindicaciones. De hecho a la mayoría de gobiernos les resultan incomodas las organizaciones de democracia, derechos humanos, ambientes, entre otras, pero sus líderes entienden su papel en sociedades democráticas plurales y en lugar de limitarles el funcionamiento las respetan. Hemos tenido muchas experiencias de presidentes en Latinoamérica que han respetado a plenitud las organizaciones de la sociedad civil, la libertad de prensa y han sido garantes de una cultura democrática plena con un respeto a todos los derechos humanos.

Otros mandatarios más bien optan por la persecución de las organizaciones de la sociedad civil, la prensa libre, la disidencia y violan permanentemente el derecho de asociación y obviamente procuran restringir las organizaciones que les son incomodas dentro de sus países y por supuesto en la OEA y otros organismos regionales y globales.

Las organizaciones de la sociedad civil han sido garantes de democracia, constructores de procesos de paz, impulsoras del dialogo, promotoras de buenas prácticas y responsables de que la democracia y los derechos humanos sigan vigentes aún en las peores dictaduras o regímenes represivos.

Creo que es tiempo que la misma OEA inicie un proceso de respeto democrático y que algunos mandatarios que son ambivalentes que gozan insultando groseramente a la institución pero al mismo tiempo pretenden controlarla y hacerla ineficiente, es necesario que a estos se les recuerde la existencia de la Carta Democrática y se les limite su accionar destructivo dentro de la región.

Estamos frente a unos payasos peligrosos que han hecho del estado de derecho, de las constituciones, los derechos humanos y las instituciones su circo personal obligando a todo el mundo a aplaudir de sus malos chistes.

También es un tiempo para la sociedad civil de seguir avanzando y se generen verdaderos espacios dentro de la OEA donde la voz de muchas organizaciones tenga cabida y además se respete la experiencia de muchas organizaciones y personas.

Lo que ha sido la negación del derecho de asociación y la búsqueda de impedir la participación de organizaciones de Venezuela en la OEA por parte del Gobierno Bolivariano se viene lamentablemente extendiendo ahora hacia Nicaragua y deja un precedente muy serio de exclusión y abre la Caja de Pandora para que cualquier mandatario pueda hacer lo mismo en sus países y no podamos decir nada porque ya hay el precedente.

Por otro lado a muchas organizaciones nos debe llenar de orgullo porque gobiernos autoritarios que controlan todos los poderes y deciden como les da la gana le tienen miedo a unas pocas organizaciones mal financiadas que lo único que tienen es su trabajo y caminar con la verdad. El que un gobierno totalitario y millonario como el de Chávez pierda el tiempo persiguiendo líderes y organizaciones de la sociedad civil dentro y fuera de Venezuela, elaborando leyes especiales para limitar los pocos recursos que reciben una pocas organizaciones e insultando permanentemente a sus líderes, en lugar de amedrentar debería ser un orgullo porque significa que la verdad le duela el tirano. Si se le suma Ortega es que el miedo contagia. Hoy es Venezuela y Nicaragua, luego podría venir cualquier otro país.

Lamentablemente estamos en una mala hora de la democracia en la región, plagada de autoritarios disfrazados de demócratas y donde la ideología se manipula para extender el disfraz hacia la construcción de populismos fascistas de derecha y de izquierda.

Creo que es hora de impulsar el Dialogo Social que está proponiendo Enrique de Obarrio desde Panamá y sentarnos sociedad civil, sindicatos, ex Presidentes, empresas privadas, academia, jóvenes y sociedad política en una misma mesa de diálogo para impulsar una mejor democracia en la región que garantice un desarrollo pleno para todas/os.

Considero valido que entremos en diálogos con los gobiernos pero para poder dialogar nos deben respetar.

* Profesor de Tufts University
Coordinador de la Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba