Opinión Internacional

La peor aberración

Escribo desde Xian en el norte de China y me resulta imposible no establecer un parragón entre lo que ocurre en esta milenaria tierra y lo que se está queriendo provocar en Venezuela con la propuesta constitucional emanada desde la presidencia venezolana. La observancia del fenómeno chino pone de bulto cuan equivocado puede ser negarle a la colectividad el más válido de los derechos que es aquel que emana del fruto de su propio trabajo: la propiedad individual.

14 años enteros tardó en China la consideración dentro del Partido Comunista, órgano rector del país, del otorgamiento de garantías a los individuos sobre sus propiedades de los ciudadanos. En marzo de este año finalmente ya se logró una legislación que partía del reconocimiento que la colectivización de la propiedad había sido uno de los factores mas contraproducentes dentro de la centralización propugnada por Mao Tse Tung y como la apertura a libertades en ese terreno había sido factor determinante en el estímulo inversionista que ha provocado el fenomenal crecimiento que el mundo ha observado en las últimas dos décadas a raíz de la política modernizadora iniciada por Den Xiaoping.

Las ventajas para la fuerza trabajadora de poder disponer de sus recursos para hacerse de una vivienda propia- para solo citar un ejemplo- han determinado una actitud frente al trabajo y frente a la vida que ha movilizado a la población y que está provocando una dinamización de las variables de crecimiento interno nunca vista. Con ello la demanda se ha estimulado, la inversión la ha seguido y el efecto benefactor sobre la creación de una sólida clase media es visible.

Los lugares en los que aun se mantiene un rezago en este terreno y donde las autoridades- por corrupción o por desacuerdo- aun no reconocen las disposiciones de lo normado a inicios de este año, como en el interior del país, generan preocupación a los gobernantes. La China rural mantiene niveles de improductividad imposibles de superar y la pobreza aun allí campea. Al no poderse promover inversiones modernizadoras, las migraciones hacia las congestionadas ciudades se incrementan y se comienza a generar un malestar social por la falta de respeto a la propiedad de los campesinos que se expresa de manera violenta.

El tema de la propiedad y el de su reforzamiento será punto focal de agenda en el Congreso del Partido Comunista que tendrá lugar antes de fin de mes. Y mientras ello ocurre en el país que exhibe la mayor expansión económica mundial, en el nuestro este equivocado gobierno se da a la aberración de negarle a cada venezolano el derecho de disponer de lo que consiga con su propio esfuerzo. ¿Hacia donde nos llevan?

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba