Opinión Internacional

La política en serio

Hace unos días tuvimos la oportunidad de seguir tanto por televisión como por los principales diarios colombianos (el tiempo y el espectador) como de diarios españoles (el país, el mundo, el ABC y la vanguardia) junto a los diarios nacionales (el nacional y el universal) diversos análisis y abordajes en relación a la renuncia de la ministra de relaciones exteriores, la canciller María Cristina Araujo.

Lo primero que salta a la vista en la decisión de la ex ministra María Cristina Araujo, por la investigación que se lleva a cabo sobre parapolítica y la vinculación de familiares de la misma con grupos paramilitares de ultraderecha, es que ese país y su clase política, a pesar de los reproches que pudiesen en un momento dado hacerse, es un país serio, donde la dirigencia asume a la política con un alto nivel de responsabilidad, coraje y honor.

De tal manera que dicha decisión deja muy bien parada no sólo a la ex canciller, sino además, a la clase política colombiana, que indiscutiblemente hacen política con mayúscula, con compromiso nacional, con ética, con valores mínimos que es uno de los ingredientes más notables y ausentes en la clase política venezolana. Una decisión como la asumida por María Cristina Araujo no tiene correlato, ni traducción, ni posibilidad alguna en un país como Venezuela, donde la clase política asumió a la política como negocio, como mercadería, como un fin en si mismo que esta sujeto a transacción, manipulación y beneficio personal.

María Cristina Araujo renunció y se distanció radicalmente del gobierno del presidente Uribe Vélez, muy distinto a la novelita que escenificó Jessé Chacón cuando dirigió CONATEL, y frente al mal manejo en relación a los soldados quemados en Fuerte Mara en Maracaibo el ante el país nacional le coloco la renuncia con carácter irrevocable al presidente Chávez, quien amenamente a los días lo ratifico, casi le hizo un homenaje en publico en su acostumbrado programa ya no dominical sino diario de Aló Presidente.

En los 9 años de revolución y proceso chavista no hay una decisión que medianamente se le aproxime a lo observado en sociedades, sistemas y países como Colombia, Chile, Ecuador por señalar algunos, donde el ejercicio de la política es algo delicado y responsable. De manera que en Venezuela los políticos de la Revolución son todos buenos, competentes, honestos, serios, responsables, altruistas y benévolos, son hermanitas de la caridad movidas por el amor que supone el socialismo del siglo XXI.

El correlato real que muestra el país es la desazón, la corrupción y discrecionalidad, la desesperanza, el desatino en la toma de decisiones y ahora a partir de la reelección de Chávez y juramento el 10 de enero, nos convertimos en un taller mecánico o más bien en una suerte de vehiculo automotor muy extraño, ya no se habla de políticas públicas, autonomía, rendición de cuentas, gobernanza, sino de cinco motores, ya la cuestión no es con las cooperativas sino los consejos comunales y unidades de producción social y ahora es cuando veremos ensayos de tipo económico, organizacional, ideológico y demás.

En la medida en que detentemos una clase política más responsable, más honesta, más diáfana, verdaderamente más comprometida con el hacer y no el hablar, más eficiente en sus tareas de gobierno, tendremos un gobierno en sus distintos niveles (nacional, regional, municipal y ahora comunal) con mayor gestión, logros y visión. Venezuela no puede seguir siendo una laboratorio de la improvisación donde los costos son altísimos y de pago obligatorio para las grandes mayorías, quienes votaron por Chávez y fundamentalmente por la esperanza de materializar unos anhelos de trabajo, empleo, una mejor salud, una educación de calidad y no politizada, la construcción de soluciones habitaciones, una mayor seguridad ciudadana, el respeto de la propiedad privada cuestiones muy distintas a lo que el presidente Chávez intenta hacer a trocha y mocha.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba