Opinión Internacional

La Reinvención de Sendero Luminoso

El documento de estrategia de Sendero Lumino «Low Intensity Warfare» (guerra de baja intensidad), nos habla de una guerra de resistencia, en la que la premisa es “gana quien pueda resistir un minuto más” a decir de la dirección que hace desde la cárcel Abimael Guzmán Reynoso.

La Primer Ministro Beatriz Merino está enfrascada en la reforma a fondo del Estado que ha prometido. Mientras intenta gerenciar un deteriorado gobierno, Sendero Luminoso parece llevarle ventaja de varios años, ésta agrupación terrorista también realiza una reforma a fondo, recomponiendo sus cuadros con rapidez, consiguiendo importantes logros militares y económicos y lo que es más peligroso, parece haber aprendido de los errores del pasado, cuando quiso imponer por la fuerza su doctrina, asesinando sin ningún miramiento a campesinos en las más agrestes alturas de Ayacucho. Ahora hace una fluida catequización en los Andes y ceja de Selva, reconociendo públicamente sus errores, pidiendo perdón y enseñando sobre la urgencia de desarrollar nuevamente la guerra popular.

El nuevo Sendero Luminoso quiere conquistar el corazón de los desposeídos, muestra rostro de cordero y esconde los colmillos de zorro y de zorrillo apestoso.

El Perú no ha resuelto problemas de base en la cadena de la desigualdad y justicia. La democracia no ha demostrado beneficios ni ventajas sobre las dictaduras y la vieja oligarquía limeña, antes rica y opulenta esta casi extinta. No se necesito de armas para arrinconarla, solo de Alan García, Alberto Fujimori y Alejandro Toledo.

Este antiguo reducto del poder clásico ha sido reemplazado por una casta política y empresarial improvisada que se envuelve en actos de corrupción y prebendas con aroma a escándalo. Los videos de Vladimiro Montesinos demuestran que una de las premisas de Sendero Luminoso, la putrefacción de la sociedad peruana requiere de un empezar de nuevo. Los estilos a lo Polpot que nos enuncian los terroristas de Abimael Guzmán preocupan.

La sociedad peruana vive inmersa en la frustración, acosada por la impunidad y exhausta de una casta política ladrona e inepta que no empieza con Toledo. ¿Por qué la sociedad civil debe salir a defender a sus instituciones políticas y democráticas cuando estas le ha demostrado su incapacidad día a día? Aquí radica la vulnerabilidad de todo el sistema peruano.

Los soldados y oficiales que dieron su vida o parte de ella, no han sido protegidos. La curva de la experiencia ganada se pierde. Los militares y policías que combatieron con éxito a estas hordas asesinas están jubilados o aceleran su pase al retiro. Los entrenamientos y capacitación foránea en 20 años de lucha contra subversiva se diluyen. Mientras ello ocurre, la reforma a fondo en la que se ha sometido Sendero Luminoso dibuja una colombianización de su estilo para financiarse, la incursión en junio en la empresa minera de origen argentino Techint demuestra ese cambio.

Cuando los asesinatos comenzaron en manos de Sendero Luminoso, muchos miembros de la sociedad civil aplaudían, algunas de sus víctimas eran personajes “detestables” como Felipe Santiago Salaverry, Presidente del Instituto Peruano Seguridad Social (IPSS), asesinado cruelmente en 1988 y en contra del primero, el asesinato del popular y carismático líder aprista Rodrigo Franco generó repudio y rechazo. El ataque en la calle Tarata en julio de 1992, unió a los peruanos contra el Sendero de sangría. Hoy, hay más personajes “repelentes” a decir de Mario Vargas Llosa y si Sendero Luminoso sabe de marketing político conoce bien que hay un caldo de descontento de donde cosechar.

Mientras Merino Lucero debe negociar la gobernabilidad del país con los partidos políticos, los mandos de la organización criminal gozan de una experiencia y trabajan con un compromiso total de sus miembros, hay nuevos reclutamientos que nos hacen pensar que los tambores de guerra y las movilizaciones armadas han comenzado.

(*): Site del autor: www.josemusse.com

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba