Opinión Internacional

La rumba de las Américas

Cuando supe de la tan publicitada Cumbre de las Américas, la presuntamente importante reunión de presidentes presentada por la Organización de Estados Americanos, me sentí entusiasmado. Pensé que habría discusiones positivas sobre temas importantes, que se firmarían acuerdos para beneficio de todos. Especialmente acuerdos para confirmar lo básico: la primordial importancia de los principios democráticos en todo el continente.

Primordial importancia, porque los seres humanos somos lo principal y la democracia es lo mas importante para todos, aun para los inconscientes. Porque es absolutamente evidente que en los países donde hay verdaderas democracias es donde los seres humanos evolucionan dignamente según su naturaleza y logran el bienestar individual y colectivo de que son capaces. Porque el propósito de la vida es evolucionar hasta lograr suficiente bienestar material y espiritual para poder disfrutarla y contribuir a mejorar el mundo que nos rodea. Y esto solo puede lograrse con una verdadera democracia.

Verdadera democracia existe cuando hay una Constitución que se respeta y establece que la soberanía del poder reside en el pueblo; cuando hay elecciones libres y transparentes; cuando hay independencia y separación de los poderes públicos y estos se controlan entre si; cuando hay verdadero estado de derecho, libertad de expresión y prensa. Cuando la ciudadanía puede tomar decisiones eventuales importantes: directamente mediante plebiscito o referendo, o indirectamente mediante representantes legítimamente elegidos.

La democracia es el hecho mas significativo en la evolución de la humanidad. El que mas ha contribuido a mejorar la calidad de vida en el mundo. El sistema político que ha ido evolucionando junto al nivel de consciencia de los seres humanos. El incremento de Estados que la han adoptado ha ofrecido una vida digna y mucho mejor para quienes ahora viven libres de cualquier opresión política o régimen autoritario que limite su libertad de ser y progresar.

Para que un acuerdo de cualquier tipo funcione tiene que haber verdaderas democracias entre quienes lo firman. Solo un verdadero estado de derecho ofrece el bienestar que promueve entusiasmo, creatividad y trabajo; hace que la política funcione con transparencia, y la economía con éxito gracias a un libre mercado equilibrado, la única forma de salir de la pobreza material y espiritual. Si no existe una verdadera democracia, ni las mentes del gobierno, ni las mentes de la mayoría funcionan bien. Luego, la función básica de estas reuniones debe ser considerar y evaluar el estado de las democracias en el continente.

Lamentablemente hay gobiernos que no creen en verdaderas democracias, que manipulan y promueven subversión en toda la región. Creo que deben establecer su propia organización y sus cumbres para seguir creando y promoviendo miseria

y enriquecerse ellos. Pero los que mantienen verdaderas democracias no deben permitir que los sigan manipulando y tratando de desestabilizar. Deben tener sus propias organizaciones y cumbres para defender con firmeza la libertad, la dignidad y el progreso de Latino América.

Reuniones sociales, almuerzos, celebraciones, cenas, restaurantes y discotecas fue lo predominante en la “Rumba de las Américas”. Muy bien y lujosamente organizada por el ambiguo y medio inconsciente presidente de Colombia.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba