Opinión Internacional

La suerte no es infinita Presidente…

Cuando la ex Ministra de Defensa, Guadalupe Larriva y su hija fallecieron, escribí un artículo en el que decía: “Si era un error que la ministra viajase en ese helicóptero, era aún más inexplicable que lo hiciera su hija. Ni la ministra debía aceptar el vuelo, ni el alto mando se lo debía permitir”.

Ese error era suficiente para dar de baja a toda la cúpula militar, no solamente al Comandante de la Fuerza Terrestre, y a todos los oficiales implicados de alguna manera en la participación de Larriva en esa maniobra militar..

El desconocimiento del Presidente Rafael Correa, y de sus incompetentes asesores en la materia, de las leyes militares escritas y no escritas, la ingenuidad en el relacionamiento entre el mandatario y el alto mando, y la falta de una política desde el gobierno hacia las fuerzas armadas entre otras cosas, llevaron a que las sanciones se parezcan más a una burla que a verdaderas sanciones.

Las irregularidades en la investigación sobre la muerte de la ex ministra Guadalupe Larriva difundidas en Contacto Directo este lunes, no solo ponen de manifiesto que existió negligencia por parte del Alto Mando de las Fuerzas Armadas y algunos oficiales, que deben ser dados de baja y sancionados, sino que además muestra la falta de capacidad para manejar el tema militar por parte de la actual Ministra de Defensa Lorena Escudero, el Ministro Fernando Bustamante y todos los civiles que tienen alguna relación con ese ministerio, quienes deberían renunciar colectivamente por un acto de dignidad. Pero además, demuestran más claramente las limitaciones que tiene el gobierno en el manejo del tema militar.

Una importante fuente militar me decía hace algunos días que es tan grande el desconocimiento del tema militar por parte de los asesores presidenciales, que le hicieron creer al presidente que entregando la reconstrucción vial al Cuerpo de Ingenieros del Ejército, no sancionando al alto mando por el accidente y promoviendo el voto militar, tendría a las fuerzas armadas de su lado. “En las fuerzas armadas percibimos debilidad del Presidente ante la oficialidad relacionada con Lucio Gutiérrez, desconocimiento de la interna militar, en la cual por ahora hay una mayoría nacionalista dispuesta a apoyar al Presidente en la medida que él demuestre compromiso y coherencia entre sus dichos y sus hechos y autoridad con conocimiento de causa”, comentaba el militar.

También me aseguraba que “con una mala política militar el Presidente no va a lograr poner a las fuerzas armadas de su lado, y lo que es peor puede ayudar a que los sectores más reaccionarios fortalezcan su posición interna”.

Es urgente que el Presidente asuma su papel en el caso de Guadalupe Larriva, y luego mejore el asesoramiento político e instrumente una verdadera política hacia las fuerzas armadas.

En el relacionamiento con las fuerzas armadas y con el movimiento social, el gobierno camina por la periferia de los problemas, dialoga con el interlocutor equivocado, y no llega a una solución de largo plazo. La suerte no es infinita Presidente… y los poderes que acechan no son niños de pecho…

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba