Opinión Internacional

La “Venezolanización” de Cuba

Con el fin del Socialismo Soviético, los países comunistas de Europa del Este se derrumbaron como un castillo de naipes. China y Vietnam, si bien continuaron manteniendo sus estructuras de dominación partidista, no pudieron resistir la explosión popular por alcanzar una irreversible apertura al capitalismo económico que le permitió a millones de ciudadanos alcanzar una mejor calidad de vida.

En la intimidad de los hogares Cubanos, se murmuraba la idea de que después de la desaparición del Líder Máximo se iniciaría una “Glasnost a la Cubana” inspirada en los logros de la China de Hu , las transformaciones de la Rusia de Gorbachov, y la efectividad de la Alemania unificada.

En ese momento, Cuba despertaría del letargo como en el cuento de hadas de la Bella Durmiente, dejando atrás su pasado marcado por la conducción nacionalista, comunista y carismática de Fidel Castro abandonando medio siglo revolucionario, los afiches del Che, las banderas rojas, las marchas impuestas y la desconfianza cautelosa de sus habitantes.

En la década de los años 90 muchos soñaban con poder llegar a ver un nuevo rostro de una Habana rejuvenecida, llena de anuncios de neón iluminando los cielos de la hermosa perla del Caribe con sus titilantes signos publicitarios anunciando productos como Coca Cola, Polar, Volkswagen, Ron Bacardi, Sony, Adidas, Avianca.

Otros acariciaban poseer un pasaporte para sentirse libres y poder viajar por el mundo con sus familiares sin limitaciones, sentarse en el Malecón en una Mc Donald, comprar todos los productos deseados en un Makro repleto de mercancias nacionales e importadas, apoyar a los ex prisioneros políticos anunciando sus propuestas de futuro y de presente, mirar las noticias del mundo en DIRECTV en las versiones de la BBC, CNN, Telesur, o Al Jazira, o Globovision. En otras palabras, siendo los actores de su propio destino.

Pero con la llegada del Nuevo Milenio, gracias al apoyo y financiamiento de Venezuela cambió radicalmente esa tendencia natural y se prolonga la longevidad de la tiranía.. Hoy surgen múltiples interrogantes sobre la visión prospectiva de la isla antillana. ¿Habrá un Fidelismo sin Fidel? ¿Los jóvenes de la “troika” impuestos en la Proclama de Fidel son los que asegurarán la continuidad gracias a los ingresos de la “revolución petrolera”?, ¿Continuará la exportación de médicos, maestros y profesionales Cubanos gracias a las Misiones Barrio Adentro, Robinsón o Milagro? ¿O habrá un Castrismo sin Castro con Raúl?

Una encrucijada se presenta en este momento ya que el clamor que apuntan a una transición democrática, está siendo frenada por una Venezuela que encuentra su sustento revolucionario en mantener tanto la Cubanización de Venezuela que asegure la la permanencia en el poder del Socialismo del Siglo XX, y una Venezolanización de Cuba, que logre financiar la sobrevivencia del “status quo”

Pero la esperanza de una democratización de Cuba tendría una fuerte influencia en una transición democrática para Venezuela.

Esperemos que la encrucijada nos lleve a ambos países Venezuela y Cuba a enrrumbar nuestros pasos en democracia, libertad, desarrollo,y plena vigencia de los derechos humanos. Esa si sería una Cubanización sana para Venezuela, y una Venezolanizacion democrática para Cuba.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba