Opinión Internacional

Las FARC y Clara Rojas

Desayunar con Clara Rojas nos confirma muchas de las cosas que veníamos suponiendo y sosteniendo sobre las FARC y sus actividades irregulares. Llega puntual a la cita, camina menudo, viste sencillo y su rostro muestra sorpresa, inquietud y curiosidad sobre esas personas que no conoce, pero con las que ha accedido a conversar.

Me interesa conocer sobre el inicio de su actividad política y relata el contacto directo, personal con la sociedad de Bogotá, con miras a generar una alternativa de poder frente a los dos grandes partidos. Tenían tres nobles objetivos: Exigir el respeto a la Constitución. El seguimiento y control de las instituciones y la defensa y protección del medio ambiente. Asume la ingenuidad de ella y su compañera Ingrid Betancourt al querer asistir a la zona del Caguan, en un momento en que se había cancelado las conversaciones de paz y temían un incremento de la violencia en contra de la población civil. El alcalde de la zona las había llamado y ellas entendieron que era su responsabilidad hacer acto de presencia. El helicóptero oficial no les permitió embarcarse y las guapas damas asumieron el camino por tierra, con la posterior historia del cautiverio.

Clara confiesa su conocimiento previo sobre las FARC, desde una perspectiva académica, informativa. Y su posterior frustración. “Cuando estuve en la selva me decepcioné. Me di cuenta que esa gente no tiene ideología, que está aislada de todo mundo y que desconoce todo lo que pasa a su alrededor. Son como especie de dinosaurios. Y aun así, han sido responsable de todo un clima de violencia y de inestabilidad en nuestro país por mas de 50 años”, palabras mas, palabras menos. Agradece a Dios y a los actores políticos, incluyendo el Presidente Chávez, el milagro de su liberación y el encontrarse con su hijo Enmanuel, hoy sano y en condiciones estables. Quiere hacer algo por quienes aun están privados de libertad y para eso cuenta con el apoyo de organizaciones no gubernamentales de Colombia y del mundo, sin descartar el apoyo de gobiernos.

Salgo del desayuno a compromisos académicos y me quedo pensando en el transito milagroso de esta menuda mujer de la esclavitud a la libertad. Pienso en la suerte de zulianos que hoy están secuestrados, los que están secuestrando en este momento, y los que vendrán mañana, porque esa gente de la FARC a que aludió Clara Rojas entre jugo de naranja, arepas y huevo revueltos, las tenemos desayunando aquí con nosotros, hambrientos de violencia.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba