Opinión Internacional

Las instituciones internacionales perdieron su rumbo? la ONU y la OEA, es necesaria una gran actualización y reforma

Cuando se firmó la carta de creación de las Naciones Unidas el 26 de Junio de 1945, y las siguientes adhesiones y ratificaciones, en el espíritu de cumplir las finalidades allí expuestas, iniciando con la frase “Nosotros los Pueblos de las Naciones Unidas… Unidos por un Mundo mejor”, resueltos a… con las finalidades de: a) practicar la tolerancia y a convivir en paz como buenos vecinos, b) unir fuerzas para el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, c) asegurar, mediante la aceptación de principios y la adopción de métodos, que no se usará; la fuerza armada sino en servicio del interés común, y d) a emplear un mecanismo internacional para promover el progreso económico y social de todas los pueblos, justamente se pretendió que los gobiernos que le firmaran y ratificaran tendrían un mandato expreso para que unidos se lograra el progreso del mundo.

En el caso de la OEA, cuya carta de creación fue suscrita en Bogotá en 1948 y reformada por el Protocolo de Buenos Aires en 1967, por el Protocolo de Cartagena de Indias en 1985, por el Protocolo de Washington en 1992, y por el Protocolo de Managua en 1993, nace como un órgano regional de las Naciones Unidas creado con la naturaleza de lograr un orden de paz y de justicia, fomentar su solidaridad, robustecer su colaboración y defender su soberanía, su integridad territorial y su independencia, dejando claramente expuesta la acotación de que, de las Naciones Unidas, la Organización de los Estados Americanos constituye un organismo regional.

Afianzar la paz y la seguridad del Continente; promover y consolidar la democracia representativa dentro del respeto al principio de no intervención; prevenir las posibles causas de dificultades y asegurar la solución pacífica de controversias que surjan entre los Estados miembros; Organizar la acción solidaria de éstos en caso de agresión; Procurar la solución de los problemas políticos, jurídicos y económicos que se susciten entre ellos; Promover, por medio de la acción cooperativa, su desarrollo económico, social y cultural; Erradicar la pobreza crítica, que constituye un obstáculo al pleno desarrollo democrático de los pueblos del hemisferio, y Alcanzar una efectiva limitación de armamentos convencionales que permita dedicar el mayor número de recursos al desarrollo económico y social de los Estados miembros, son sus propósitos esenciales.

La Organización de los Estados Americanos no tiene más facultades que aquellas que expresamente le confiere la Carta, y ninguna de sus disposiciones la autoriza a intervenir en asuntos de la jurisdicción interna de los Estados miembros.

Mientras países firmantes de la carta de la ONU se dedican a incumplir las decisiones tomadas en sus diversos consejos y la OEA se inserta cada vez más en temitas de importancia media en el ámbito intracontinental que maneja, los ciudadanos del mundo y el mismo intracontinente exigen la solución inmediata de situaciones creadas o dejadas de atender por las autoridades de los países que hacen vida y disfrutan de las grandes comodidades que significan sentarse en unas poltronas bien arregladitas, hacer negocios, viajar y ser conducidos con choferes por bellos paisajes de las ciudades sede. Esto seria insignificante y hasta merecido si aquellos que disfrutan, en vez de convertirse en los dueños de los cargos, se dedicaran a enfocarse y defender la integración.

En tanto que las Naciones Unidas tendría que estar dirigido a esclarecer el camino y servir de guía hacia la paz, la promoción de la prosperidad y seguridad en todos los sentidos, la OEA debería enfocarse a construir, consensuar y promover una Constitución Latinocaribeña, un Concejo Electoral Supranacional, un Banco de Energía, Petróleo e Hidrocarburos, el Fondo de Armonización de Monedas, un Consejo de Comercio de las Américas, el Consejo Empresarial de las Américas, Un Consejo de Armonización de Acuerdos, un Banco Central Latinocaribeño, impulsar la Simulación Electrónica de una Moneda Única Intracontinental, en fin, ser los encargados de construir toda la institucionalidad que soporte la integración de nuestros pueblos para cumplir, mas allá de los Objetivos del Milenio, las metas de todos los que queremos ver, vivir y sentir el placer de la unión, la consolidación, la seguridad y la paz del mundo.

Por aquellos que día a día sufren las carencias de un hogar, de alimentos, de cariño y afecto; por los que cada hora ven morir a sus amigos, aliados y hermanos; por los que son victimas de las angustias del mundo; por los que sufren y todos los demás, es necesario elevar la oración al cielo al tiempo que les ayudamos, les defendemos y les hacemos saber que estamos preocupados, ocupados y realizando nuestro mejor esfuerzo para construir un País, un continente, un intracontinente y un mundo al menos del mismo tamaño del que deseó su constructor original: Dios…

Fuentes consultadas: Web OAS y Web ONU, Consejo Directivo ALBA

(*)Licicenciada
Presidenta del Consejo Directivo
Alternativa Bolivariana Para Las Américas ALBA
Venezuela 0416 8022881
Estados Unidos 001 571 3302774

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba