Opinión Internacional

Las loas de Lula a Chávez

Justo cuando la canciller alemana, Angela Merkel, declaraba en Berlín que “un único país no puede dañar por mucho tiempo las relaciones entre la UE y América Latina”, y que el “presidente Chávez no habla por Latinoamérica», el presidente de Brasil le declaró a la revista Der Spiegel que Hugo Chávez era “el mejor presidente que Venezuela había tenido en los últimos cien años”.

Uno se pregunta si Lula está en sus cabales cuando dice semejante disparate poco antes de que Angela Merkel emprenda su primera gira oficial por Latinoamérica, en primer lugar en visita de Estado a Brasil y luego para participar en la Quinta Cumbre de América Latina, el Caribe y la Unión Europea, en Lima.

Lula afirma que Chávez ha sido el mejor presidente de Venezuela tal como si tuviese la autoridad de un historiador o un politólogo conocedor de la historia de los países latinoamericanos.

El desacierto de Lula no se limitó a la alabanza de un presidente de quien los venezolanos, con autoridad, podemos decir que ha sido uno de los peores que hemos tenido. Fue más allá y dijo que las victorias de Hugo Chávez, Evo Morales en Bolivia y de otros —seguramente pensaba en Ortega y Correa— eran “señales de avance democrático”, añadiendo que “era hora de que fueran elegidos presidentes que provienen verdaderamente del pueblo.” Nos atrevemos a preguntarle a Lula si son señales de avance democrático que estos presidentes del ALBA estén acabando con las libertades y el desarrollo sostenido y sustentable en sus respectivos países. Dice que ellos provienen verdaderamente del pueblo y le preguntamos: ¿es que acaso durante los últimos cien años no ha habido presidentes que provengan del pueblo en América Latina? Antes de esperar por una respuesta podemos decir que no se le pueden pedir peras al olmo: Lula no es ni historiador ni politólogo.

Cuando uno observa el comportamiento oscilante y contradictorio de Lula uno se da cuenta de que en Brasil, aparentemente hay dos políticas exteriores: por un lado la ponderada y seria de Itamaraty y otra incoherente del Palacio de Planalto. Cuando le comenté a un amigo brasilero las declaraciones de Lula a Der Spiegel, ese amigo, formado en Itamaraty me dijo: “Lula siempre elogió a Chávez, sin creer mucho en él. Pero siempre dijo que se trataba de un gran líder popular. Un poco de mala fe, un poco de ingenuidad, o por cálculo político, también por hallar que acaso podría “controlar” un poco a Chávez, para no perturbar mucho a Mercosur o a los otros esquemas de integración de América del Sur. Como él les prometió a los americanos, a George Bush en particular, que podría ser una fuerza estabilizadora en la región, se esfuerza en desempeñar ese papel, incluso sin creer mucho, apenas para no perder espacio en ninguno de los dos lados. No se da cuenta de que no le presta servicio a la democracia, a Mercosur y a la integración de la región”.

¿Qué va a pasar cuando Angela Merkel se encuentre con Lula en Brasilia y le recuerden a éste lo que ella declaró a principios de año: “Cada país tiene su propia voz, con la que persigue sus propios intereses. El mismo pueblo venezolano ha tomado partido con su rechazo al referendo.”

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba