Opinión Internacional

Lecciones desde la ONU

El embajador de Venezuela ante la ONU, Francisco Arias Cárdenas, declaró que la contienda por el puesto no permanente en el Consejo de Seguridad, «deja una gran lección». Pero en vez de reflexionar sobre los errores de la Cancillería bolivariana, se dedica a glosar la lección que debe aprender el “imperialismo norteamericano” frente a la estoica resistencia de ”David”.

Quizás el comandante Cárdenas no sabe, pues no es su área de competencia, la cantidad de veces que los EE.UU. han perdido votaciones y posiciones en las NN.UU., en la Asamblea General y en los diversos Consejos de la organización, llegando a perder, recientemente, su ininterrumpida membresía en la antigua Comisión de Derechos Humanos.

Tampoco ha entendido el gobierno boliviano que esa no es la arena para luchar contra el imperialismo. Los países subdesarrollados que se han planteado competir y derrotar a los EE.UU. como hegemonía mundial, no han creado un espectáculo circense sino que han puesto todo su esfuerzo en un desarrollo económico “capitalista”, que les ha permitido no sólo igualarse sino superar a Norteamérica en muchas áreas. Los EE.UU. han tenido que irse incorporando a agrupaciones económicas y comerciales donde tienen que negociar y ceder posiciones; organizaciones donde nadie ejerce el derecho a veto y deben aceptar decisiones supranacionales que se le imponen- a modo de una derrota- como ya sucedió cuando Venezuela le “ganó” a los norteamericanos en la OMC-caso de la Gasolina Reformulada-, sin hacer tanta alharaca.

La primera lección que debe aprender la Cancillería Bolivariana, es que no se puede avanzar en las relaciones internacionales sin profesionalismo, con puro voluntarismo. El nuevo funcionariado revolucionario de la Casa Amarilla no entiende el mundo de la diplomacia, y asume una actitud sectaria que, al igual que en lo interno, quiere imponerse, comprar o atropellar, olvidando que la esencia de la diplomacia es la negociación.

La segunda lección es que, no se puede ser voluntarista o improvisador e inventar en el camino una política y decidir, sin base alguna, un objetivo. En diplomacia, en especial en el mundo multilateral, los objetivos se consiguen por momentos incrementales, con un trabajo de años y no con base a ocurrencias provenientes de noches de insomnio. Si se quiere derrotar a los EE.UU., como a menudo sucede en este foro, haga su trabajo con calma, sea oportuno y constante, avance en cada pequeño paso y evite ser derrotado, en especial en público.

Tercero, el objetivo de las Cancillerías no es enfrentar al enemigo y batirse “rodilla en tierra” para derrotarlo, como lo deben hacer los ejércitos. El objetivo de las Cancillerías es avanzar los intereses de los países por medios diplomáticos, es decir creando alianzas y evitando enemistades, para lograr posiciones de influencia con base al respeto y al reconocimiento. Independientemente de lo que se piense, se debe mantener la altura y dignidad en el lenguaje por respeto al país que se representa y a los demás; atacar al imperialismo es una cosa, insultar públicamente al presidente de otro país, donde uno es huésped, es otra. Si quiere avanzar, sume no reste.

En fin, la diplomacia bolivariana, que tampoco pudo ingresar recientemente al Consejo de Derechos Humanos, no perdió porque “el imperio” es poderoso, sino porque no supo hacer su trabajo, improvisó y no calculó su fuerza real, sino pregúntenle a Cuba que lleva años impidiendo que los EE.UU. la condene por violación de Derechos Humanos, con relativo éxito. Esta es la lección que humildemente debe aprender la “revolución”, sino se seguirá derrotando a si misma.

PS. La derrota “sólo” costó US $ 1.300 millones.¿ Cuánto costará aprender?

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar