Opinión Internacional

Live 8. Una propuesta global contra la pobreza

Del 6 al 9 de Julio del presente año, se llevará a cabo la reunión del Grupo de los 8 (Reino Unido, Francia, Alemania, Japón, La Federación Rusa, Italia, Canadá y Estados Unidos de Norteamérica) de los países más industrializados del planeta en la ciudad escocesa de Gleneagles a 70 kilómetros de Edimburgo en el Reino Unido. También asiste a la conferencia el comisario europeo de Justicia e Interior, Franco Frattini. Acude, asimismo, el ministro luxemburgués de Justicia, Luc Frieden, dado que su país ostenta la presidencia semestral rotatoria de la Unión Europea (UE). Entre otros.

Dicha reunión ha sido puesta de manifiesto desde el 2 de julio, por un grupo de artistas globales en busca de “Un Largo Camino Hacia la Justicia” en superar la pobreza en el mundo, y en especial en África.

Live 8, un espectáculo global organizado por Bob Geldof, músico y activista irlandés, junto con el famoso vocalista del grupo U2 Bono, entre otros, demuestra cómo ciudadanos de todas las razas, idiomas y costumbres culturales, rechazan la pobreza y muchas políticas de los Estados más industrializados y desarrollados hacia sus vecinos no desarrollados o en vías de desarrollo. Estos tipos de manifestaciones, dan muestra clara de las nuevas formas democráticas globales de criticar y manifestar en pro de los derechos fundamentales del hombre. Como es reducir el hambre en el mundo y la miseria y el respeto a los derechos humanos.

Dicho evento, de por sí, excelente, se llevó a cabo simultáneamente en: Hyde Park Londres; El Palacio de Versalles Paris; Siegessule Berlín; Park Place Barrie-Canadá; Makuhari Messe Tokio; La plaza Roja Moscú; Circus Maximus Roma; El Museo de Arte Filadelfia y Mary Fitzgerald Square Neutow Johannesburgo Sudáfrica.

En estas ciudades se aglutinaron más de 2 millones de personas, y, a su vez más de 2 billones de televidentes, aunado a más de trescientos millones de ciudadanos del mundo que firmamos vía Internet un documento de intención para los líderes del G-8 de un programa de ayuda para África y para los países pobres. Como la condonación de la deuda a los países menos favorecidos de nuestra era.

De hecho, esta manifestación global a favor de la justicia, basa su movimiento en los medios de comunicación y grupos ONG, lo que prueba como la globalización es factor cohesionador de ideales democráticos de paz y desarrollo, que décadas pasadas era imposible reproducir de manera global y simultanea para la superación de la pobreza. A diferencia de los anti-globales que usan precisamente los canales de la globalización tecnológica para sus absurdas manifestaciones de calle que generan y promueven la violencia. Por ejemplo, el gasto en seguridad para custodiar al Hotel Gleneagles en plena campiña escocesa, supera los 145 millones de Euros. Para evitar los sucesos de Génova en Italia de 2001. Dinero que fácilmente podría solventar lo que tanto pregonan Sir Geldof y Bono, que quieren realizar una manifestación para Edimburgo sin medir ya el impacto mundial y político que ha tenido su espectáculo global Live 8.

Es Live 8, un ejemplo de la democracia cosmopolita que significa la sociedad interconectada de manera global apoyada por movimientos ONG y Mass Media. en pro de la justicia, la paz y la democracia de apertura en la búsqueda de superar la miseria y el hambre de millones de seres humanos, que hoy por hoy la padecen en la sociedad del riesgo.

Pero la realidad dista mucho de los ideales. Así en la mayoría de los países pobres, la pobreza va de la mano de líderes y políticos corruptos, clases políticas ineficientes que no entienden los procesos y fenómenos del siglo XXI. Políticos desfasados de las nuevas realidades que aún pregonan a vox populi ideologías trasnochadas (bien provengan de la izquierda exquisita) que no dan respuestas a los acontecimientos presentes. Asimismo tenemos el gasto exorbitante por parte de los países industrializados en armamento y guerras, tipo EE.UU para establecer la “supuesta democracia al estilo del Tío Sam”
Para acabar con la pobreza, es necesario acabar con la corrupción, antes que culpar de todos los males a los países del Club de los 8. Porque si bien es cierto, hay condiciones políticas internas en los países pobres promotoras de la violencia y la intolerancia, que se reproducen en discursos mesiánicos de lideres populistas, autoritarios y dictatoriales en muchas zonas del globo terráqueo generando crisis en los sistemas políticos y económicos.

Live 8, independientemente de las posturas activistas de sus organizadores, llama la atención para nuevas y fecundas explicaciones de cómo la democracia y sus formas representativas están cambiando, y de cómo el buen uso de los medios de comunicación puede favorecer manifestaciones pacíficas con mucho más impacto político a nivel global hacia una globalidad política de carácter demandante por parte de los ciudadanos globales.

Así, si la pobreza es global se debe tratar de superar con programas globales e interconectados con políticas para el desarrollo en los niveles locales. Más globalidad política e ideales democráticos claros repercutirán en la superación de la mísera y la pobreza. Lo contrario significa atraso, y pocos controles para los políticos corruptos del mundo. Es decir, más pobreza y corrupción.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba