Opinión Internacional

Los enemigos de la globalización y del progreso

Washington (AIPE)- La globalización significa que el mundo se está haciendo más pequeño. La “nueva economía” está siendo impulsada principalmente por la información y las innovaciones en el comercio, lo cual está transformando rápidamente al mundo donde vivimos y reduciendo el costo de la información. El mundo se hace más pequeño porque ahorramos tiempo obteniendo información y porque ahora estamos conectados a otros sitios que antes estaban más allá de nuestro alcance. Vivimos en un mundo más dinámico y más cómodo gracias al correo electrónico, a los teléfonos celulares y a los satélites.

Pero de cierta forma, la globalización también hace al mundo más grande, al crear enormes oportunidades para las libertades económicas y civiles de los individuos. Esto es cierto tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo. En este nuevo mundo, el individuo goza de la fuerza que le da la información. Las nuevas oportunidades ofrecidas por un mercado global parecen ilimitadas.

A nivel parroquial, la globalización es un reto para las elites políticas de la mayoría de las naciones. Les dificulta su capacidad de violar los derechos de los ciudadanos, como solían hacer en el pasado. A pesar de los esfuerzos de los políticos en controlarla, la nueva economía le da mayor libertad a los ciudadanos. Como lo ha expresado el ministro de Comercio de Singapur, George Yeo, la globalización crea competencia entre los gobiernos, obligándolos a rendir cuentas y a oprimir menos a sus ciudadanos.

Entonces no debe sorprendernos el surgimiento de una reacción masiva que amenaza la libertad y las oportunidades ofrecidas por la globalización. Irónicamente, es la globalización misma la que está facilitando una respuesta negativa al cambio: el fax, los teléfonos celulares, el transporte moderno y la Internet son algunas de las herramientas utilizadas por los reaccionarios que proponen políticas como la del “principio de precaución” y el “desarrollo sostenible”.

Tales políticas suenan muy bien. Dan la ilusión de poder “gerenciar” un mundo sin control. Por ello, grupos que incluyen a sindicatos, empresarios proteccionistas, ambientalistas y la administración Clinton las apoyan de todo corazón. Pero, en realidad, se fundamentan en bases muy débiles. La gran pregunta es si tales políticas realmente benefician a la gente.

La fuerza tras el llamado desarrollo sostenible y el principio de precaución es una variedad de grupos de presión que se beneficiarían en gran escala del proteccionismo y del imperialismo ambiental que proponen. Los sindicatos, desde luego, prefieren menos competencia, lo cual aumenta los precios. Los ambientalistas quieren menos desarrollo económico, ignorando olímpicamente toda evidencia que el desarrollo y el aumento del nivel de vida es lo que más beneficia y protege al medio ambiente. Tales políticas sólo lograrían frenar una mejor utilización de nuestros recursos naturales y frenar también el avance hacia un ambiente más saludable.

La globalización es darle la oportunidad a todos los habitantes del planeta a tener una vida mejor y más estrechas relaciones con los demás. Aquellos que alegan que la globalización es una amenaza son quienes saldrían perdiendo con el cambio. Sus posiciones se basan en poder y privilegios. Pero el costo de frenar la globalización es demasiado alto y no serían las elites sino los pobres quienes saldrían perdiendo al no tener acceso a agua potable, medicinas y suficiente cantidad de alimentos.

Aquellos que se oponen a los vientos del cambio son una verdadera amenaza porque tratan de frenar las oportunidades y la libertad de los demás. La globalización promete mejorar nuestras vidas de maneras que hoy apenas podemos comenzar a imaginarnos.

El autor es Presidente del Competitive Enterprise Institute, fundación privada de estudios públicos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba