Opinión Internacional

Los impuestos

(%=Image(2293154,»L»)%)Ciudad de Guatemala (AIPE)- Simplemente no es cierto lo que nos recomiendan las burocracias internacionales, como el Fondo Monetario Internacional, sobre los impuestos. Con disciplina analítica, en la discusión de cada impuesto se debería elaborar una lista completa y ordenada de sus múltiples efectos para dictaminar cuáles convienen al país y cuáles no. Esa lista debe incluir para cada impuesto:

1. El costo de oportunidad tanto de los ciudadanos como del país, es decir, una evaluación de sus costos y beneficios.
2. Sus efectos desincentivadores.
3. Sus distorsiones en la estructura de precios.
4. Su efecto en la eficiencia del país.
5. Su efecto en la productividad del país, es decir, su efecto en la creación de riqueza.
6. El costo de pagarlo.
7. El costo de recaudarlo y
8. Determinar si ese impuesto fomenta la o no la corrupción.

Algunos ejemplos tomados de experiencias recientes demuestran que los países que progresan son aquellos que bajan los impuestos. Francia tiene un impuesto sobre la renta que llega al 58% y el presupuesto gubernamental equivale a más del 50% del PIB. El resultado es que el crecimiento real de Francia es negativo y su tasa de desempleo 10%.

En Alemania hablan de reducir impuestos y las cargas sociales porque su producción industrial bajó en 1,5% y su tasa de desempleo está por encima del 10%.

Por el contrario, en Estados Unidos hubo una baja sustancial de impuestos, el desempleo es apenas 5,6% y el crecimiento supera el 4% anual. China redujo la relación del presupuesto al PIB de 82% a 30%. Rusia redujo el impuesto sobre la renta a una tasa fija para todos de 13%. Cinco de los nuevos miembros del Mercado Común Europeo -Estonia, Latvia, Lituania, Malta y Eslovaquia- tienen una tasa baja y única de impuesto sobre la renta. Estos son algunos ejemplos de países pequeños que nos pueden enseñar mucho. Y no olvidemos que los países hoy ricos se hicieron ricos con presupuestos gubernamentales inferiores al 7% del PIB. En cambio, no conozco ningún país que haya logrado despegar con altos impuestos y altos gastos gubernamentales.

Cuando en Guatemala acordaron el Pacto Fiscal, se sacaron de la manga que el presupuesto debería ser 12% del PIB. Según algunos cálculos ya lo hemos superado, a pesar de que no se incluyen algunos ingresos ni aportes que son cubiertos por impuestos en otros países. Nuestras estadísticas oficiales no son confiables, de manera que la discusión sobre el Pacto Fiscal será un ejercicio populista sobre una base ideológica en contra de los ricos. Aumentar los impuestos en Guatemala satisface solamente a las burocracias internacionales, a algunos diletantes intelectuales y a los nihilistas de izquierda.

Lo que hace falta en nuestro país y en toda América Latina es un clima impositivo que facilite a la gente hacerse rico, para que la gente quiera invertir aquí en vez de invertir en el extranjero y para que nuestros compatriotas no tengan que emigrar en busca de mejores oportunidades. Recordemos que en un mercado sin privilegios mercantilistas sólo se puede hacer fortuna sirviendo a los demás, de manera que habría que aplaudir un clima para las inversiones donde muchos puedan hacerse ricos.

También debemos tener presente que el crecimiento no lo logran los gobiernos, aunque sí pueden contribuir apoyando una justicia independiente e imparcial y con la ejecución de buenas obras de infraestructura. Más bien son las empresas particulares las que logran el crecimiento económico cuando los impuestos y las regulaciones no se lo impiden y cuando el gobierno no dilapida la riqueza en los gastos llamados “sociales” y que raramente llegan a manos de los pobres.

Ya debiéramos darnos cuenta que casi todo lo que lleva el apellido “social” en realidad empobrece a nuestra gente y que el bienestar de la sociedad no se logra con decretos ni aumentando los impuestos sino más bien siendo más competitivos, atrayendo inversiones que ofrecen nuevos puestos de trabajo y rechazando el populismo.

(*): Ingeniero y empresario guatemalteco, fundador de la Universidad Francisco Marroquín, fue presidente de la Sociedad Mont Pelerin.

Fundado hace 27 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba