Opinión Internacional

Los mal pagados.

Hay momentos, solo momentos que de puro memorables se hacen vida. Tormentas cuyo ruido disipa hasta la identidad y hacen perder la dignidad de los recuerdos haciendo ingrato y angosto el sentido de la existencia. Se suman atrocidades a la realidad del hoy y también pareciera que nos hacen perder el ayer. Esa duda nos lleva por sendas tortuosas y de poca ventilación que roban nuestros afectos y descuadran el animo. Se aviva la tristeza.

Nunca entendí con tanta precisión como hoy lo que ese verso pudiera decir y hoy dijo. Entenderlo produjo el hallazgo de sensaciones de una intensidad difícil de narrar. Sentir ese ritmo. Ese ir y venir de la palabra para concretar dolor y mucha angustia permite comprender lo que dice Vallejo: “Hay golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé! Golpes como del odio de Dios”; sin duda es mucho para mi estado de animo. Y, pensar, ¡! quien lo hubiera dicho!!, que fue el Presidente Uribe el culpable de esta alevoso acto contra nuestros sentimientos. Si, precisamente él, … ¡! Impensable ¡!. Quién apelando a la majestad que le otorgan las gracias de la Constitución que defiende y en su cumplimiento y en correspondencia con tales trascendentes responsabilidades, hoy dio a declarar y en el sancta santorum de la patria, y así dijo: le confiero la nacionalidad colombiana al prócer hispano Miguel Bosé, que tanto a hecho por ella –la patria- y tanta melodía le ha sacado a nuestras penurias.

Para el momento en que leía la noticia, mi asoleada masculinidad hubo de transpirar y dar paso a un leve respiro transgredido en bronca que se hizo nudo en mi garganta al sentir la injusticia que se cantaba. En ruta al sufrimiento claro volví a Cesar Vallejo quien demoledoramente, ahora, me asomó con fiereza la otra parte del verso: “como si ante ellos, la resaca de todo lo sufrido se empozara en el alma …. Yo no sé”.

Yo no se, pero si entiendo la sinrazón cuando la miro, cuando nos castiga. ¿Cómo no molestarse por que Uribe dedique sus afectos a un hispano, ibérico, y madrileño para mas sañas y a nuestros criollitos, sus servidores mas encendidos e incendiarios, no los halla favorecido con tan honrosa, histórica y relevante distinción. ¡! Es como mucho para una sola jugada del destino!!.

Muy por el contrario, les da la espalda. Gesto violento cuyo simbolismo cultural, propio del criollismo adéco, todos sabemos reconocer, pues nos remite automáticamente, al momento infamante cuando el temible Juan Tavares le contestó con la espalda a Justo Brito, en –escuche usted- “sorda expresión del desaire”.

Así me siento hoy como venezolano, carajeado, ninguneado, espaldeado, agredido injustamente. Me consta de toda ley lo que nuestros locutores, analistas políticos, sobre todo la claque de los prestigiosos analistas internacionales con chiva o sin ella, con acentos foráneos o no, formando ejercito de “achechinos” en viril maniobra cuanto lo han defendido y defienden.

Ellos no piden ni dan cuartel. No debilitan sus flancos. No ceden espacio, no entregan fortín en ningún instante. Algunos, a pesar de su edad los vemos como andan sin doblegarse al compás de una sola voz, en ejemplo de juventudes gritan: … ¡! Con mi Uribe no te metas!!.

Sepa que en ellos tiene UD. aquí una avanzada de sus ejércitos. Ellos que han hecho acero con su palabra y espadas con su verbo, para protegerlo de la las furias del zambo de Barinas, o del indio Evo o del nativo Correa o de ese engendro caribe ñangaroso llamado Ortega, enemigos que siempre han pretendido tumbarlo. Pero que vá …. que vá … nunca … podrán, nuestra fiera globovisión tiene mucho guáramo para defenderlo a usted y a su Nariño, donde habita o se acuartela. A pesar de todo, lo seguimos defendiendo; pero de que duele, duele .. que nos halla dejado entre renglones … de lado

¿ Entonces como así ¿. ¡! Mire venga y le digo,!! ahora nos sale vusté con esa verráca trastada de no haberles ofrecido a este ejercito de fervientes, no digo la nacionalidad, sino al menos alguna ordencita al merito aunque sea de una municipalidad valerosa de cualquiera de tantas zona en combate. ¿Cómo los deja así?.

Solo reivindico para ellos, algo que los repare por insignificante que parezca por todos su desmedida defensa al orden de su confuso gobierno. Sepa UD., y no lo digo por vanagloriarnos, hemos estado en su guerra, que ya es nuestra. Además, sume, entre otros baluartes que UD. olvida, esa dama – bastante veterana, pero no importa- que en acción de intelecto puro mantiene cual monolito su columna semanal en su defensa y en ataque al de aquí. Ella hace de tripas corazón para no ceder a ninguna de las infamias que aquí se pretendan contra UD. y su democrático gobierno; agregue, que día a día, mes a mes, lidiamos con muchas tardes de sobremesa en restauranteces convertidos en cuarteles, acantonamientos, campamentos, fortines, reductos que cual espacios facciosos, dan amparo, resguardo y tutela a la vigencia de su parapolítica.

Allí no se tiene limites, podría verlos gritando, vociferando hasta quedar exhaustos, no por el licor sino por la animosidad que su simbología guerrerista despierta. Todo por UD. y sus nobles agentes de las autodefensas yendo fieramente contra aquellos que pretenden ensuciarlo vinculándolo al narcotráfico. En este guerrear incesante hemos llegado hasta cerrar locales, en jornadas de éxtasis para que nuestra euforia por su causa no se desvanezca ni se pierda.

Mida nuestro esfuerzo y reconozca como nos paga UD. Nos desdeña, sepa que aunque no nos quiera y prefiera al Ibérico, nuestra fuerza y honor le pertenecen, cual caballos de Troya, cuente con ello: ¡!! aquí estamos y aquí estaremos ¡!! …. Reciba OH cruzado de la democracia, nuestros loores y máximos honores y aplausos, por su causa. Sufrimos su desden pero sabemos esperar; es nuestra quimera su llegada a estas tierras, salúdeme a Santos ……. A los dos, saludes, aunque mal paguen …..

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba