Opinión Internacional

Lula, persona del 2002: Brasil lanza estrategia al siglo XXI

Brasil ya entró como potencia global del siglo XXI, de la mano de un socialista que hasta hace poco criticaba la globalidad y la perspectiva del AICA, el mercado común americano auspiciado por Washington, pero hoy figura primordialmente en la agenda de vinculos «cara a cara» del presidente George Bush.

En octubre, la noche que Lula ganó, por avalancha de votos, la segunda ronda electoral para la Presidencia de Brasil, Bush lo llamó por telefono para felicitarlo e invitarlo a encontrarse aun antes de la asuncion oficial.

De este modo, el modesto ex trabajador siderurgico, que de niño fue lustrabotas y vendía maní, se consolidó a la cabeza de la potencia iberoamericana, que por su actual dimension económica, geografica y cultural, es considerada como la décima potencia mundial.

Lula es además el Personje latinoamericano del 2002, porque, con inteligencia y tesón recuperó para la izquierda latinoamericana un prestigio que estaba por los suelos y hasta pisoteado por desencantados plumíferos oportunistas peruanos y colombianos, además de los consabidos exiliados de la dictadura de Fidel Castro, «agusanados» por su frustración y la longevidad del líder cubano, que ya ha gobernado su isla comunista por el espacio histórico de diez presidentes hostiles de los Estados Unidos.

Lula vino a Washington,en noviembre, en un viaje de muy reservado perfil, visito a Bush en la Casa Blanca y salió con una invitación de Bush para hacer en los primeros meses del 2003, en la que sería su primer visita de estado a Washington, ya como presidente del Brasil, incluyendo una parada en el rancho de Texas donde se dirimen las grandes estrategias de la globalidad.

Es indudable que la intuicion pragmática de Bush ha funcionado. Brasil es un cliente muy importante para USA. Más de 5000 empresas norteamericanas han invertido y otras lo seguirán haciendo apenas comience a funcionar el AICA, o mercado comun de las Americas, donde Brasil será el principal interlocutor sureño de la potencia del Norte.

También será importante la prevista visita al rancho de Texas, encuentro que el presidente norteamericano reserva sólo para los estadistas con los que quiere negociar «mirándose al ojo», la forma de Bush para describir un encuentro de mucha sinceridad con otros líderes del mundo.

Es cierto que el Brasil que Lula recibió el 1 de enero del 2003, es un gigante en crisis financiera. Pero sin mucho ruido y entre sobresaltos inflacionarios, el presidente del Brasil, Fernando Henrique Cardoso, ha estructurado una formidable geopolitica, que fortificara la presencia de Brasil —actualmente la undecima potencia mundial—, como uno de los importantes puntos de referencia de la globalización. Cardoso también entregó una sólida democracia, donde se han logrado en los años de su gestión, notables progresos, en materia de educación, salud y política agraria.

Gracias a la gestion de Cardoso, Brasil se erige como otro polo en el necesario equilibrio que exigen los tiempos, para evitar que la tan mencionada globalización se convierta en otro campo similar a la guerra fria, con amenazas bélicas y toda la parafernalia al estilo del «dr.Strangelove» de Kubrick; o el «Doomsday» del recordado genio de la Rand corporation, Herman Kahn, o de las actuales tensiones del desorden global.

Después de haber sellado un prometedor acuerdo económico con Japón hace tres años, Brasil dio audaces puntadas geopolíticas con dos naciones de desarrollo relativo y aparentemente de poca importancia en el corsi y ricorsi de la economía global.

El acuerdo con Japón, que tendria el carácter de un tratado, quedó en suspenso por el ataque cerebral sufrido por el entonces primer ministro Kenzo Oguchi,quien dejó el proyecto porque cayó en estado de coma.

En todo caso, el suspenso fue aprovechado por el infatigable Cardoso para visitar la vecina —y petrolera— Venezuela, con el propósito de limar asperezas con el presidente Chávez a quien Cardoso habia lanzado festivas críticas que el canciller venezolano José Vicente Rangel calificó de carnavalescas, porque coincidieron con esa festividad por la cual los brasileños son tan devotos. Las movidas geopolíticas recientes de Brasil están muy cerca y muy lejos. Muy lejos en Asia. Se trata de Timor del Este, joven y batalladora nación del sur de Asia. Ex colonia portuguesa(como Brasil) y después nación cristiana cautiva

De este modo, con suavidad, con oportunidd, Brasil impone su presencia en aspectos globales con sutileza y oportunidad, como los ritmos de danza que exporta, como su predominio en el más global de lo deportes, del cual ya es tetracampeon: el fútbol.

Otro aspecto importante y que los brasileños defienden con firmeza , es la posesión y el desarrollo de uno de los pulmones del planeta, la cuenca amazónica.

El Amazonas y su exportación cultural, que va de la música, el cine y la TV, de la literatura, el arte y la arquitectura y ahora posiblemente de algunas ideas progresistas, nos recuerda que alguna vez Kissinger dijo, pensando en la potencialidad de este país suramericano, «adonde vaya Brasil, allá ira el resto de Latinoamérica…» . Esa perspectiva histórica la ha heredado Lula, de quien Fidel Castro observó acertadamente,este 2 de enero de 2003, «Lula tiene alma de campeón».

(*): (%=Link(«http://www.tedcor.com»,»Otros artículos del autor»)%)

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar