Opinión Internacional

Marx: capitalismo y globalización

(AIPE)- Podemos estar seguros de que la mayoría de los llamados «anti-globalizadores» ignoran que fue Carlos Marx uno de los teóricos que con mayor visión y perspicacia apreció el potencial del capitalismo para extenderse a lo largo y ancho del planeta. Una somera lectura del Manifiesto Comunista evidencia la extraordinaria capacidad de Marx y Engels para percibir el carácter revolucionario de un sistema económico basado en la constante innovación tecnológica; por otra parte, ese texto confirma que Marx subestimó gravemente la capacidad del capitalismo para proseguir su rumbo transformador en la historia, mucho más allá del limitado horizonte temporal del siglo XIX.

De entrada, nos topamos en el Manifiesto con imágenes como éstas: «Merced al rápido perfeccionamiento de los instrumentos de producción y al constante progreso de los medios de comunicación, la burguesía arrastra a la corriente de la civilización a todas las naciones, hasta las más bárbaras. Los bajos precios de las mercancías constituyen la artillería pesada que derrumba todas las murallas de China… Obliga a todas las naciones, si no quieren sucumbir, a adoptar el modo capitalista de producción… En una palabra, se forma un mundo a su imagen y semejanza».

Dos puntos merecen resaltarse. En primer término, Marx considera que el avance del capitalismo equivale a un proceso civilizador, muy en contraste con las posiciones de numerosos «anti-globalizadores», quienes postulan una especie de retorno de la humanidad a épocas tribales. En segundo lugar, Marx señala que el capitalismo, con sus gigantescos recursos productivos, cubrirá gradualmente todo el planeta, satisfaciendo como nunca antes las necesidades de millones de seres. La equivocación de Marx y Engels se derivó de la brevedad del horizonte histórico que manejaron para sus pronósticos. De hecho, cuando escribieron el Manifiesto, el capitalismo apenas daba inicio a su largo y exitoso camino de expansión mundial.

Los «anti-globalizadores» de hoy no solamente son anti-capitalistas y anti-liberales; son también, y aunque parezca paradójico, anti-marxistas. Y lo sostengo así pues, si bien Marx consideraba que el capitalismo iba a desaparecer, y relativamente pronto, sustituido por la revolución proletaria, jamás admitió las utopías bucólicas de los denominados «socialistas utópicos», o de los anarquistas, con sus sueños de retorno a un presunto paraíso perdido, de primitivismo semi-agrario. Para Marx, repito, el capitalismo era una fuerza civilizadora, a pesar de que creyese erradamente que el comunismo constituiría un estadio superior del progreso.

Ya el siglo XX mostró de manera inequívoca el fracaso de los modelos colectivistas y del programa socialista en general. No obstante, la izquierda internacional, que nada aprende y nada perdona, sigue empeñada en su tarea destructora. La lucha contra el capitalismo, las sociedades abiertas y la democracia liberal, prosigue ahora bajo la máscara de la «anti-globalización». Sin embargo, como en el pasado, esa lucha fracasará ante el creciente anhelo de millones de seres humanos, a lo largo y ancho del planeta, de vivir en libertad dentro de un marco económico que les permita prosperar con base a sus esfuerzos y habilidades, a ellos, a sus familias y comunidades. El capitalismo liberal, como pronosticó Marx, es una fuerza que derriba todas las murallas de China y es precisamente en nuestro tiempo cuando de veras comienza a desarrollar su ciclo planetario. ©

* Profesor de ciencia política, Universidad Simón Bolívar.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar