Opinión Internacional

Matonería como Diplomacia

La historia entre Perú y Chile ha estado por más de un centuria, repleta de errores y despropósitos. Sin embargo, en los últimos años el Perú se ha apuntado enormes avances y victorias en el campo diplomático y económico frente a su vecino, el último en destacar, es el llevar a su vecino del sur a la Corte Internacional de la Haya por problemas de limites de mar.

Las declaraciones del general Edwin Donayre solo ha desnudado a un país que lejos de buscar justicia y avance social no ha sido capaz de superar sus frustraciones y odios provenientes de la Guerra del Pacifico (1879–1884).

No se equivoca el congresista chileno Sergio Romero, Presidente de la Comisión de Defensa del Senado de Chile, de que Alan García demostró debilidad en el caso.

El premier Yehude Simon ha pedido castigo para el congresista peruano Gustavo Espinoza por entregar el video provocador -donde el generalísimo Edwin Donayre se despacha en video hablando de chileno que entra sale muerto y de usar bolsas cuando se acaben los cajones- dado que según afirma el premier peruano, al entregarlo a manos chilenas este inició el conflicto.

Nuevamente las autoridades peruanas están confundidas. El que inicia el conflicto es el autor de las declaraciones belicosas y no el mensajero. Delicado es el tema si Espinoza ha vendido o bajo otra presunción ha entregado el material audiovisual. Pero de no hacerlo en manos chilenas ya podemos ver, que poco hubieran hecho las confundidas o débiles autoridades peruanas.

¿Dónde estaba el valentón Edwin Donayre cuando el ex espía y acusado de traición Vladimiro Montesinos hacía firmar actas de compromiso de sumisión a toda la oficialidad peruana? Estos matones de boca casi siempre en caso de guerra terminan pareciéndose más a Leiva que a Bolognesi.

Al no actuar con celeridad y eficacia, el gobierno peruano ha quedado a la vista mundial como un país que tiene militares que pertenecen más a escuadrones de la muerte que a Ejércitos profesionales, que dignifican a la guerrilla o terrorismo interno, pues con autoridades que se despachan hablando de asesinar y planear entierros masivos, esta claro que no queda más que la subversión interna. En resumen Perú ha demostrado su coherencia por seguir afianzándose como una importante república bananera.

Si Alan García hubiera cesado de su cargo a Donayre de inmediato y no concedido el favor de seguir, el mensaje interno y externo hubiera sido diferente. El Perú como una republica emergente, moderna, que anhela la pacificación interna y la coexistencia armoniosa con sus vecinos, que resuelve sus conflictos internos y externos en tribunales.

Ahora los radicales chilenos tienen los instrumentos para hacer de la desconfianza con Perú la bandera de sus odios.

(*):www.josemusse.com

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba