Opinión Internacional

MERCOSUR: ¿Cuesta abajo en su rodada?

Primero fue Argentina, que violando las reglas mercosurianas, cierra el ingreso de varios productos brasileños, se queja de las asimetrías con Brasil, y genera una nueva crisis (¡una más!) en MERCOSUR. Luego le tocó el turno a Uruguay, porque se siente “ninguneado” por aquellos y amenaza con formar un TLC con EEUU. Ahora es Paraguay, que declara, a través de su canciller, Leila Rachid, que ·”este no es el Mercosur que concebimos en 1991, por tanto no nos sirve, es inútil para los intereses nacionales”. (El Universal, Caracas, abril de 2006)

Para rematar, Chile, candidato a MERCOSUR desde sus inicios, por boca de su nueva Presidenta, declara que sería un retroceso dar ese paso, habida cuenta de los avances que los chilenos han logrado en esta materia. Y todo esto en un lapso de año y medio, en el que el autócrata que gobierna a Venezuela, estimulado por Kirchner para contrarrestar a Brasil, se lanzó de “plongeon” de manera irresponsable en un bloque de comercio en serios apuros, y en donde los miembros principales mantienen un juego de pesos y contrapesos, que al final del día, termina favoreciendo la estrategia brasileña frente a EEUU. No hay olvidar que Kirchner refiriéndose a la integración latinoamericana declaró que ésta «tiene serios problemas de implementación futura dada la situación institucional de nuestros países y la dificultad de asumir la realidad con el discurso y la acción permanente.” (La Nación, B. Aires, junio de 2005).

Observadores de todos los países venían advirtiendo desde hace un tiempo las dificultades estructurales que padece ese bloque. El comentarista argentino Felipe A. de la Balze afirmó que los intentos de relanzarse, por ahora, no pueden prosperar y seguirá estancado. Para él, Brasil sigue siendo una economía bastante cerrada y proteccionista. Por su parte, el ex presidente brasileño Fernando H. Cardoso señala que sin mecanismos verdaderamente supranacionales estos conflictos no podrán ser resueltos satisfactoriamente.

De otra parte, el Ministro de Agricultura de Uruguay, sin pelos en la lengua, dice que “los compromisos de MERCOSUR no sirven para un c….” (Folha de Sao Paulo, enero 2006). Desde EUROPA, Joaquin Almunia, Comisario Europeo de Asuntos Económicos, manifiesta que “Mientras MERCOSUR no retome el impulso, no soy optimista en cuanto a la profundización del diálogo de América Latina.”

Es conocido que a pesar del acuerdo reciente alcanzado entre los grandes del bloque (Mecanismo de Adaptación competitiva), lo que en la práctica es un retroceso importante, los problemas no han amainado. A las quejas de Uruguay, se suma el problema del cierre de la carretera que une a este país con Argentina, el cual está causando graves daños no sólo a estos dos países, sino que repercute en el comercio de Chile y Paraguay. En las últimas semanas, autoridades aduaneras argentinas retuvieron camiones frigoríficos cargados de carne vacuna paraguaya con destino al mercado de Chile. El presidente paraguayo Nicanor Duarte ha afirmado que «si continúan las trabas burocráticas injustas de Argentina y Brasil hacia nuestras operaciones de comercio exterior, pese a las normas claras de libre tránsito establecidas por Mercosur, no tiene sentido seguir en el bloque«.

Con este panorama poco halagüeño ¿Qué se podemos esperar de la integración mercosuriana o la suramericana?

¿Es verdad entonces lo que dicen en Chile que en MERCOSUR “nadie habla cosas serias”? ¿Será engullido MERCOSUR por visiones ideológicas estrechas, naciona-lismos trasnochados o la opinión aquella de que “la integración es buena pero no tanto”?

Lula Da Silva, más pragmático, ha reconocido el malestar inocultable que existe en el bloque y manifesta: “Nuestro esfuerzo no se ha traducido en beneficios reales, principalmente para los países pequeños. Basta ver las cifras del comercio”. (Reunión de MERCOSUR. Asunción, diciembre de 2005).

Mientras tanto, el gobierno de Venezuela activó una bomba de tiempo en los cimientos de la integración andina, proceso éste del cual, mal que bien, la sub-región en general y nuestro país en particular, ha logrado beneficios importantes.

Por otra parte, los países latinoamericanos, aprovechando este desbarajuste mercosuriano sin futuro, uno tras otro, han suscrito o están a punto de hacerlo, acuerdos de comercio con EEUU (México, Chile, Centroamérica, República Dominicana, Colombia, Panamá, Perú, Ecuador; Uruguay, Paraguay).

En MERCOSUR deberían ser más cuidadosos, porque donde mete su mano Chávez, el enfrentamiento y la destrucción institucional están garantizados. ¿Se habrán dado cuenta del propósito real que lo mueve? ¿Se han percatado de que el gobierno venezolano por su acción desestabilizadora, su conflictivismo y su labor de demolición institucional, puede profundizar la crisis que viven?

Como en el viejo tango, pareciera que el cono sur va “cuesta abajo en su rodada”. ¿Irá Venezuela también?

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba