Opinión Internacional

No le tiembla la mano

Ha ocurrido otro choque en Bolivia entre sectores de la sociedad civil y la FF.AA. Los enfrentamientos de Camiri han dejado más de una veintena de heridos fruto de un enfrentamiento en el que 800 uniformados de las FF.AA reprimieron violentamente a la población civil que realizaba un bloqueo demandando fuentes de trabajo y una gerencia de YPFB.

No es creíble que la acción del gobierno haya sido únicamente el desbloqueo de Camiri, sino que más bien parece haber sido una advertencia al pueblo cruceño, con el mensaje claro de que actuará con el rigor de la fuerza y que hará uso de la violencia con todos los que se le pongan al frente.

La consabida historia del machote gobierno que se cree con derecho a hacer las más descabelladas acciones para probar su fuerza. El final de la historia es que los villanos terminan más detestados por la violencia de la que vuelven a hacer uso, llevando a que el presidente Evo Morales y su gabinete pierdan credibilidad y se definan como un gobierno de choque, de fuerza, de ataque, de matonaje.

Definitivamente los del gobierno han vuelto a protagonizar una de esas películas de violencia al fósforo, de violencia por la violencia, sin ningún sentido, sin justificativo alguno, otro de los jueguitos macabros de los inservibles ministros del gabinete de Don Evo Morales Ayma, que se creen que gobernar es jugar a los soldaditos, a los rambos, a la guerra por la guerra.

Pero el presidente no tiene la capacidad de darse cuenta de la gente de la que se ha rodeado y esto nos deja ver que estamos gobernados por un hombre que no tiene la capacidad de distinguir el bien del mal, un hombre que cree que reprimir es gobernar, que está permitiendo que los ciudadanos sufran todo tipo de atropellos, que no diferencia el dominio de un acto de gobierno, que reprime para afianzarse en el poder, que propicia enfrentamientos proclamando que vale todo.

La violencia también se hizo carne en Oruro, donde ocurrió un conflicto minero en límites interdepartamentales, que ya había sido advertido por el prefecto Reyes Villa al Ministro de la Presidencia y en el que el gobierno no tomó ninguna precaución, pues los Ministros están ocupados en mandar la fuerza pública a hacer cercos y enfrentamientos para amedrentar a la población civil. Hasta el momento este choque ya ha dado dos muertos oficiales y dos personas más que han sido encontradas muertas en el río y con heridas que son fruto de la violencia del episodio que se desató entre mineros y campesinos, que estuvo teñido de episodios de tortura salvaje, de violación a mujeres.

Suman los muertos del presente gobierno, suman los desaciertos, suman las amenazas, suma la hipocresía, suma el desamparo de los ciudadanos, suma el falso gobierno, suma la complicidad internacional, suman los gases, suman los cercos, las coartadas para fungir de democratas después de haber actuado como viles represores, suman los militares escupidos, denigrados por obedecer ordenes injustas.

«No puede hacernos esto, somos gente humilde. Sólo queremos trabajo», decía una mujer ya entrada en la tercera edad que cumplía también el bloqueo de carreteras y sufrió la gasificación y violencia. Otras expresaron que nunca pensaron que Evo Morales actuaría de esa manera, «pero ya está confirmado que no le interesa el pueblo y ahora sí que nosotros nos levantaremos», dijeron.

«Me violaron cuatro, a mis compañeros les quemaban las manos con ácido y me ofrecían hacerme a mí lo mismo», dijo otra mujer que fue vejada en el enfrentamiento entre mineros y campesinos.

El único culpable es el gobierno.

Don Evo Morales Ayma, no es el primer presidente indígena, se está convirtiendo en el hombre al que no le tiembla la mano cuando tiene que reprimir o hacer matar.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba