Opinión Internacional

Paraíso de impunidad

No se confunda amigo lector, éste artículo no es sobre Venezuela. Tiene que ver con una potencia bananera de 60 millones de habitantes cuya capital es París.

Francia, se somete – desde hace siglos – a una ley del silencio de la vida pública, que ha permitido la conformación de una gruesa capa protectora de intocables jefes de empresas públicas y políticos galos; encabezados por el propio presidente Jacques Chirac, sobre quien desde hace años pesan 6 expedientes judiciales, todos por corrupción; sin que ello impidiera que los franceses lo eligieran con 82% de los votos, cifra comparable con los resultados electorales de Fidel y del escurridizo Saddam.

Pero recientemente, dos decisiones judiciales «absolutorias», le han dado un nuevo barniz de impunidad, a altísimos funcionarios públicos franceses incursos en delitos de corrupción. Y como es tradición, la ley del silencio francofrancesa hace su trabajo fronteras adentro; mientras la prensa y la opinión pública gala en general, no escatiman en condenar similares actos de corrupción cuando estos suceden fuera del hexágono; como fue el caso de la eleccion de Berlusconi y el affaire Enron, entre otros.

La primera decisión, tiene que ver con el proceso judicial del banco Crédit Lyonnais que acaba de llegar a su fin, doce años mas tarde y unos cuantos millardos de francos extraviados, sin que la justicia haya condenado al indiciado banquero Jean-Claude Trichet, quien casualmente es el mismo que Francia impuso como sucesor de Win Duisenberg, a la cabeza del Banco Central Europeo.

La segunda decisión, tiene que ver con el lamentable caso de la sangre contaminada, el más grande escándalo sanitario en la historia de Francia. Durante un largo proceso se pretendió condenar a responsables políticos y científicos, acusados de no haber impedido en 1985 la contaminación a través del virus del SIDA de varios cientos de personas; víctimas (600 muertos) de transfusiones de sangre a sabiendas que dicha sangre podría estar contaminada. Así como también los indiciados habrían retardado de manera expresa la puesta en práctica de un test de despistaje elaborado por los laboratorios americanos Abbott, mientras aparecía un test similar, pero elaborado por los laboratorios franceses Pasteur. En el interin, pacientes mayoritariamente hemofílicos, fueron las víctimas mortales, para quienes la justicia francesa no encontró culpables. Casualmente entre los acusados «hoy absueltos » se encontraban Laurent Fabius, antiguo Primer Ministro y el ex asesor ministerial, hoy actual presidente de Renault Louis Schweitzer.

Para cerrar con broche de oro el mes de la impunidad a la francesa, acaba de ser prohibido un libro escrito por la jueza Eva Joly, a quien entre otros jueces le tocó instruir en el pasado reciente el expediente por corrupción de la petrolera francesa Elf, aún por ser sentenciado. Dicho libro, ha sido considerado, un peligro inminente contra la presunción de inocencia necesaria en todo proceso penal. La jueza Joly, considerada la Juana de Arco de la lucha anticorrupción, relata en su libro las amenazas y presiones que recibió mientras estuvo al frente del affaire Elf.

Célebres corruptos como CAP, Marcos y Fujimori, entre otros, habrían preferido sin duda haber nacido en Francia tierra de Liberté, Egalité, Fraternité et Impunité.

Site del autor: (%=Link(«http://www.luisdelion.net/»,»http://www.luisdelion.net/»)%)

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba