Opinión Internacional

Partido Liberal y elecciones municipales 2004. Nicaragua

En la democracia moderna, en resumidas cuentas el objetivo de los partidos políticos es llegar al poder. Este poder debe estar en función del pueblo, quien es el que, al fin y al cabo decide por medio del voto quien es el que va a llegar a él. Es por eso que los partidos siempre, tanto en el poder como en el camino hacia él deben estar en función del pueblo.

En Nicaragua el Partido Liberal Constitucionaliste (PLC) estaba actuando como un monopolio y es bien sabido que los monopolios no atienden bien a su clientela, se duermen en sus laureles. Podrían pensar: “después de todo, ¿Para qué esforzarse si siempre nos darán el voto porque tiene miedo de que gane el frente?” Pero esta vez ocurrió algo inusitado: la gente no salió en masa a votar y muchos ciudadanos que no se identifican con partido alguno le dieron el voto al FSLN.

Podría ser que el factor miedo no es tan grande como antes, podría ser que el PLC no haya llenado las expectativas de ese gran sector de indecisos.

Podría ser que muchos liberales no están de acuerdo con la actuación del partido.

Hay un factor que lo han tocado a medias, con miedo: Arnoldo Alemán, el llamado líder máximo por algunos dirigentes del PLC. ¿Qué tan máximo es este líder? ¿Qué tanto ese gran grupo que esta vez no acudió a las urnas electorales repudia el caudillismo del señor Alemán y todo su actuar? ¿Hasta adonde el pueblo apoya que el PLC se convierta en defensor del señor Alemán como el quehacer principal de dicho partido?

Dice el señor jefe de campaña: «veremos que hicimos mal». Creo que la cuestión sería: veamos que hemos estado haciendo mal desde el 2000. El pueblo evalúa en el tiempo, no solamente en la campaña electoral. El PLC tiene que escuchar a su pueblo, tanto a sus adeptos, a sus simpatizantes, a toda su clientela política y a su clientela potencial. Muchas veces se dice que Alemán es líder, que es muy querido: ¿De qué le serviría a un partido que su líder sea querido dentro de sus filas si es repudiado fuera de ellas?

El PLC tiene que ver lo que hizo el Partido Unidad Social Cristiana de Costa Rica con los casos de dirigentes que presuntamente cometieron delitos de enriquecimiento ilícito: los expulsaron. Probablemente a Alemán ya le haya llegado el momento del relevo y como siempre hay quienes se opongan al cambio, tarde o temprano este es inevitable. Para el PLC el relevo es necesario si quiere salir adelante victoriosamente. Si no relevan lo veremos perdiendo nuevamente.

Una evaluación del actuar del PLC debe ser con agenda abierta y pensar sin sentimientos, pero, eso sí, llenos de principios, de principios democráticos, liberales, morales y éticos.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar