Opinión Internacional

Pentágono versus Bush

Definitivamente el Pentágono se cansó del gobierno de George W. Bush. Ante la imposibilidad que tienen los generales estadounidenses de que sus reclamos en cuanto a cómo se adelanta la estrategia militar estadounidense en Irak sean escuchados por la Casa Blanca, y muy especialmente por el Secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, un grupo de 25 altos mandos retirados acusó públicamente a Rumsfeld de haber enviado a los soldados de su país a Irak sin equipamiento adecuado y de ocultar a los ciudadanos las cuestiones más delicadas relacionadas con la guerra.

El General Jhon R. Batiste señaló que Rumsfeld “y otros miembros de la administración (Bush) no dijeron la verdad al pueblo por temor a perder su apoyo para la guerra en Irak”. Batiste fue Asesor Militar del ex Secretario de Defensa Paúl Wolfowitz. Otro General retirado, Paúl Eaton, definió a Rumsfeld de “incompetente estratégica, operacional y tácticamente”.

El informe militar coincide con otro proveniente de la oficina de Inteligencia Nacional, donde se afirma que los errores cometidos en la guerra de Irak han creado una nueva generación de “islamistas radicales”. La oficina de Inteligencia Nacional sostiene que el terrorismo aumentó en todo el planeta después de los atentados del 11-S.

Hugo Chávez no es ajeno a las discrepancias entre la Casa Blanca y el Pentágono. Luego del discurso de Chávez ante la ONU y de otras intervenciones realizadas en Estados Unidos, en las cuales calificó a Bush de “diablo”, “alcohólico” y “enfermo”, entre otras distinciones, la Casa Blanca y el Departamento de Estado respondieron con un diplomático “No hay respuesta”.

Pero el Alto Mando militar del ejército estadounidense interpretó el asunto con otra óptica. Al referirse a Chávez, Peter Pace, jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, expresó en una reunión de funcionarios del Pentágono que “han crecido las acciones de gobierno poco cordiales hacia nosotros”. Pace aseguró, igualmente, que “Chávez ha enviado también dinero a otros países de Sudamérica para intentar desestabilizarlos”.

Pace culminó sus reflexiones advirtiendo que están surgiendo “fuerzas hostiles a Estados Unidos en Latinoamérica”, y marcó el camino deseado por el Pentágono: “juntos debemos hacer algo al respecto”.

Mientras tanto, el Embajador Brownfield fue enfático al reiterar las disculpas del gobierno de Bush ante el incidente (“retención”) ocurrido con el Canciller Maduro en el Aeropuerto Kennedy, de New York. De la pulseada entre los halcones del Pentágono y las palomas petroleras de la política estadounidense saldrá, muy pronto la nueva política de Washington hacia Venezuela, con o sin negocio petrolero.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba