Opinión Internacional

Perplejos y desorientados

Los observadores extranjeros ratificaron con mayor énfasis sus informes anteriores, opinando que se le ha hecho «un daño irreparable» al proceso electoral y que éste no es «genuinamente abierto ni democrático» porque «no se establecieron las condiciones para un proceso electoral justo».

Llueve sobre mojado pero parece que resbala porque no se les ha hecho caso en lo esencial, a veces ni en lo accesorio, y más bien han sido blanco del ataque de connotados personajes del régimen.

Sin embargo, como «los candidatos y partidos siguen compitiendo y los ciudadanos están participando», ellos parece que no pueden hacer más de lo que han hecho, porque no van a ser más papistas que el papa teniendo más interés que los propios interesados. Deben de estar perplejos.

Tampoco -hasta el momento en que escribo- se han acelerado las investigaciones sobre el millón de firmas falsificadas, que con paso de tortuga renga se estarían llevando a cabo; cuestión que por sí sola bastaría para hacer tambalear cualquier proceso electoral.

Para acabar de complicar las cosas nos enfrentamos a otra salida de madre coyuntural, producto inesperado de la guerra sucia que sacó malamente de carrera a los dos candidatos de oposición con mejores posibilidades y catapultó al cuarto en discordia, en una especie de nadie sabe para quién trabaja.

Todos los esquemas se han desdibujado y en este país imprevisible, sin partidos que encaucen las inquietudes e instalado en una informalidad como de tránsito limeño, el ciudadano no militante ni comprometido debe de estar perplejo y desorientado, sin saber en qué creer y preguntándose por quién votar, de acuerdo a sus preferencias y principios.

Todo esto a semana y media de las elecciones y hallándose a ciegas por la absurda prohibición de publicar encuestas quince días antes. Medida discriminatoria y contraproducente que habría que revisar con cuidado.

Porque podría votar a conciencia si hubiera un candidato que llenara sus expectativas, pero si no es así tendría que recurrir al expediente de votar por el que le parezca menos malo. Aunque en ambos casos puede estar desperdiciando su voto y favoreciendo a quien no quiere. Todo un riesgo. También se puede optar por el voto, digamos «realista», que sirva de algo. Que vendría a ser lo contrario del voto desperdiciado. No quiero que gane el que va primero, entonces le chanto mi voto al que va segundo. Es decir, un voto en contra.

Y si el segundo me parece tan poco confiable como el primero, entonces, en aras de ese «realismo», tendría que hacerse abstracción de las personas y decidir si lo que se quiere para el país es perpetuación en el poder o alternancia democrática.

Pero no es nada fácil. Aquí tendrían que entrar a tallar el Pacto de Gobernabilidad y el acuerdo de políticos y partidos de oposición para orientar hacia un solo frente a los desorientados y perplejos.

Pero y a todo esto ¿habrá fraude el día de las elecciones? Hasta hace poco no lo creía posible ni necesario. Después de conocer las últimas encuestas y de oír las declaraciones de Leonor La Rosa en la televisión tengo dudas más que razonables. Pero hay una sola consideración al respecto: si las Fuerzas Armadas no quieren que haya fraude, no habrá fraude.

¿Y cómo haremos para saber cómo andan los candidatos ahora que no se publican encuestas? Muy fácil: dime a quién atacan y te diré quién va adelante. Recién empieza la campaña oficialista en una televisión que, ahora sí, se abre y florece para ella sola. Conociendo el paño, no dudo que vendrá de la mano de una contracampaña destinada a borrar del mapa al oponente más cercano, al viejo estilo del «shock» alanista que tanta mella hizo en un electorado paradójicamente crédulo y desconfiado.

Veremos hasta qué punto la gente se deja manipular esta vez y qué sale de todo este revoltijo que nos mantiene en ascuas, desorientados y perplejos. Y ojalá que lo que salga sea para bien. Aunque quién sabe.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba