Opinión Internacional

Pilar de inspiración

La periodista catalana Pilar Rahola pasó rauda, a la velocidad de su pensamiento y verbo, por varios países sudamericanos, y alertó, con sustentación, sobre el peligro de un mundo hipócrita que poco hace para detener la amenaza de dictaduras fascistas – sobre todo en el mundo islámico – que obligan a millones de personas a ser sometidas a una cultura de odio y de exaltación a la muerte.

Rahola, activista de izquierda con una destacada trayectoria por la causa de los derechos humanos en España y en el mundo, no puede ser enmarcada en ningún recuadro. Sus reflexiones, sustentadas en vivencias, lecturas y debates, desafían a las predicas maniqueas de quienes dividen al mundo entre buenos y malos como Bush, a quien paradójicamente utilizan – en su obsesión antiamericana – como referente para armar sus propios ejes del mal. Para Rahola, la izquierda debe comprometerse con los derechos fundamentales de los seres humanos y no con los torcidos fundamentalismos de seres perversos como Bin Laden o el iraní Ahmadinejad.

En Buenos Aires, la periodista participó en un acto en favor de la paz y la tolerancia en homenaje a las víctimas del atentado terrorista contra la asociación judía AMIA – que requirió de un gran despliegue policial para proteger a los asistentes – mientras fue testigo de la manifestación violenta de grupos que salieron a protestar por la guerra del Líbano sin que el gobierno movilizara a ningún servicio de seguridad para la población. Al percibir el odio visceral que predicaban los manifestantes contra Estados Unidos, Israel y todo aquel que se atreviera a disentir con ellos, declaró en una entrevista: “La izquierda que sale a la calle con banderitas de Hezbolá y de Irán que se vaya a vivir a Irán, y van a ver lo que significa la disidencia, el pensamiento crítico, la falta de libertad de expresión, la muerte, la falta de derechos y libertades”. También alertó sobre la tendencia a criminalizar a países democráticos mientras se ignora a los regimenes más represivos de la tierra: “No hay dictaduras malas y buenas. No se puede tener doble moral. Si estuve en contra de las dictaduras de Pinochet, de la de Uruguay, de las de América Latina, estoy en contra de la dictadura de Castro. Estoy en contra de las dictaduras islámicas.”
En las pocos días que estuvo en Latinoamérica, Pilar Rahola demostró que no solo escribe lo que los ángeles desearían para el mundo, sino también, que es una mujer con ese tipo de sabiduría emocional de quien ama a la vida y a la humanidad.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba