Opinión Internacional

¿Podría Saddam Hussein ocasionar la caída de Tony Blair?

Hace dos meses Hussein fue depuesto y hoy el ex dictador se encuentra escondido, impopular y desarmado. Por extraño que parezca la forma en la cual se produjo su derrota militar podría costar la cabeza de quienes obtuvieron la victoria bélica.

El mayor aliado de Bush, el primer ministro británico Tony Blair, pensaba que la guerra levantaría su imagen. El ha sido el único en haber llevado al laborismo dos veces seguidas al poder y con un 60% del parlamento. Parte de su triunfo lo debía a sus éxitos militares en Kósovo, África y Afganistán. El pensaba que la toma de Bagdad producirá otra ola de popularidad como cuando Thatcher reocupó Las Malvinas (1982).

Sin embargo, las primeras elecciones al acabar la guerra, las municipales del primero de mayo, ocasionaron tal bajón del laborismo que, por primera vez en 70 años, casi pierde hasta el segundo lugar. Lo que ha dañado tremendamente a Blair es que su credibilidad ha quedado mermada. El aseguró que la guerra podría evitarse si Hussein eliminaba todas sus armas de destrucción masivas, pero que, en vez de ello, él podía lanzar gases mortales al exterior a 45 minutos dada la orden.

La guerra mostró que Irak no tenía ningún depósito de gases y menos bombas atómicas. Su armamento era meramente convencional y, además, obsoleto. Tampoco se produjo un solo atentado de Al Qaeda durante el conflicto y, más bien, muchos fundamentalistas festejaron su caída.

Ahora los ministros británicos dicen que no es tan importante dar con esas armas sino reconstruir Irak. Mas, esta nación fue destruida precisamente porque se le acusaba de ser nido de terroristas y armas de destrucción masivas. Hasta los conservadores, los más firmes partidarios de la invasión, piden que se investigue por que se mostró información falsa. Se echa la culpa a los servicios de inteligencia pero dentro de éstos se dice que Blair y Bush exigían pruebas para convencer una invasión. Por supuesto las investigaciones en cuestión no podrán inspeccionar a dichas agencias.

Si Saddam sobrevivió en el poder a Bush padre, ahora podría sobrevivir en la clandestinidad a Blair y quizás a Bush hijo. No basta con ganar una guerra se requiere ganar legitimidad. Esta batalla la viene perdiendo Blair y podría ocasionarle su caída. Mientras tanto dentro de su partido ya hay dos rivales que pudiesen apuntar a sustituirlo en el premierato.

El propio Hussein fue inicialmente apuntalado y armado por las mismas agencias que luego crearon las pruebas para justificar su derrumbe. Su partido (Baath) podría querer revitalizarse canalizando el descontento frente a la nueva ocupación. Al fin de cuentas Perón y Paz Estensoro volvieron al poder después de haber sido demonizados como Œnazis‚ por Washington.

(*): Analista Internacional

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba