Opinión Internacional

¿Por Qué Amnistía Internacional ve hacia Honduras y no hacia Venezuela?

Amigo lector, hace poco más de un mes escribí una carta a Amnistía Internacional (AI) instándole una ofrecer una respuesta a un comunicado suyo “How Bad is Honduras”, donde se solicitaba al receptor urgir al gobierno de EEUU para que actuase de manera más decisiva en el retorno de Zelaya a la presidencia hondureña. Por medio de esta acción, AI busca presionar al Gobierno estadounidense movilizando a la opinión pública (práctica habitualmente usada por AI en los casos que se ocupa, y a la que el autor se ha sumado en inumerables ocasiones). Todo lo anterior pudiera haber sido loable, de no ser porque en el comunicado en el que solicitan el citado apoyo, omiten datos significativos de lo que hoy ocurre en Honduras, y sobre todo de lo ocurrido en los meses anteriores a la deposición de Zelaya, ignorando el peligro al que un gobierno que irrespeta las leyes somete a la población, a la democracia y a los DDHH. Algunas de las afirmaciones son las siguientes:

“El pueblo hondureño votó por un gobierno democrático, pero de la forma mas antidemocrática posible, están en peligro de perder ese derecho, entre muchos otros (…). El golpe de Estado ya ha tomado control sobre los poderes públicos e ignora los DDHH en Honduras”

Sumado a ello no hay ninguna mención a las sistemáticas violaciones a las leyes hondureñas perpetradas por Zelaya, mientras ejercía la presidencia. Por tanto el comunicado se convierte un simple panfleto, que coloca a Zelaya como demócrata y al actual gobierno hondureño como una dictadura personalista.

Vista esta realidad, y ante la negativa de contestar mi correo, me permito utilizar la misma estrategia recurrida por AI, y ahora solicito a UD, lector comprometido, instar a la directiva de AI a rectificar esta posición. El comunicado original de AI lo puede leer en la siguiente pag:
(%=Link(«http://www.phillyimc.org/en/how-bad-it-honduras-take-action-now»,»phillyimc.org»)%).

Y pueden solicitar una rectificación de este artículo escribiendo a:
(%=Link(«mailto:[email protected]»,»[email protected]»)%).

También podemos exigir a AI que actúe de acuerdo a sus postulados, y que tome acciones por la restitución de los DDHH en Venezuela. Esta sería una buena forma de acompañar las actuales peticiones a la Comisión Interamericana de DDHH a que constate la realidad venezolana.

Anexo el correo del que aún espero respuesta:

“Yo soy venezolano, y leí el artículo del que ahora les comento con verdadera sorpresa e indignación. Los datos que obvian en el relato sobre la realidad hondureña son de tal magnitud que es difícil no pensar que el planteamiento es simple propaganda para el gobierno depuesto, y es increiblemente triste que AI se preste a tal fin. No mencionan que el ex presidente Zelaya fue sacado del poder después de violar reiteradamente las leyes hondureñas, desacatando desiciones de la Corte Suprema de Justicia y del Tribunal Supremo Electoral. No mencionan que dichos poderes gozan de la misma legitimidad que el ejecutivo, y que el presidente Micheletti ha sido nombrado y confirmado en sus funciones por dichos poderes, incluyendo el Congreso donde el propio partido de Zelaya tiene representación. ¿Entonces? ¿Estamos ante un claro golpe de Estado? y más aún, ¿cómo hemos llegado a esta situación?

“En una democracia debe prevalecer ante todo el respeto al derecho, y no ha cualquier derecho, sino a aquel que emana de discusiones públicas donde la voz de la ciudadanía tiene presencia, y que a su vez esté en consonancia con los DDHH; derechos que la organización que uds representan promueven. Entonces, ¿los derechos de quién defienden al describir la situación de Honduras tal como la relatan en su comunicado, con las omisiones que ya les comenté? ¿Por qué no mencionar las lesiones a la democracia que ocasionó Zelaya con su gobierno personalista, al ignorar los demás poderes hondureños? Todos los poderes e instituciones a través de los cuales la reperesentación ciudadana hondureña se ejerce mantienen intactos en su origen democrático. Sólo el ejecutivo tienen una situación peculiar, y quienes actualmente lo ejercen han manifestado desde un principio su voluntad de regularizarla por la vía de unas nuevas elecciones, a celebrarse este noviembre. Acá el pueblo de Honduras decidirá quien desea que sea su próximo presidente, tal cual debió haber sucedido con Zelaya en el poder, si no hubiese sido por su deseo de no abandonar el cargo a costa de violar las leyes y cometer fraude electoral. Todos los partidos que existían con Zelaya en el ejecutivo podrán postular sus candidatos a la presidencia, y todas las instituciones democráticas con las que él ejerció su mandato permanecen; entonces, tanto pueblo como instituciones democráticas de gobierno mantienen su peso en la vida hondureña, a ninguno se le ha restado poder. ¿Cuál es el peligro de oclusión al que está expuesta la democracia entonces?

“Las preguntas ciertamente van mucho más allá de lo que su comunicado deja ver. ¿Qué hacer con un ejecutivo que viola las normas democrática? ¿Cómo debería comportarse la comunidad internacional? Estas preguntas son vitales para los venezolanos, para quienes nuestros derechos son ignorados una vez tras otra bajo la mirada indolente de la comundad internacional, y en buena medida de asociaciones como la suya. Qué bueno sería ver un correo donde se pida apoyo para reparar tantas violaciones a los DDHH venezolanos.

“¿Por qué AI no se pronuncia contra la Ley Orgánica de Educación venezolana que viola el art 26 de la declaración universal de DDHH, al no darle la posibilidad a los padres a escoger la educación que consideren más idónea para sus hijos?

“¿Por qué AI no se pronuncia contra el hostigamiento a los medios de información independientes venezolanos, o al financiamiento gubernamental a los medios afines a su política, que viola los preceptos expuestos en los art 5, 6, 7 y 13 de la declaración de principios sobre la libertad de expresión, elaborados por la Corte Interamericana de DDHH?

“¿Por que AI no se pronuncia contra el sectarismo y persecusión de que és víctima la disidencia en venezuela, y que viola los artículos 1, 2, 5, 7, 8, 10, 11 y 12 de la declaración universal de DDHH? Por qué no se pronuncia contra la imposición a simpatizar con el partido de gobierno que sufren los empleados públicos y usuarios de programas de beneficio social? art. 20.

“¿Por qué AI no se pronuncia contra la violación al art 3 de la declaración universal de DDHH, que protege la vida, ante la falta evidente del gobierno venezonalo de enfrentar el problema de la inseguridad personal, que cobra cada semana la vida de tantas personas (100 en promedio)? Sin hablar de las que mueren por el colapso de nuestro sistema de salud.

“¿Por que AI no se pronuncia contra la Ley Electoral venezolana, que reduce a prácticamente nada la representación de las minorías en los cuerpos legislativos, dejando sin posibilidad de incidir en las decisiones públicas a una gran porción de los venezolanos? Art 21 de la declaración universal de DDHH. ¿Por qué no se pronuncia contra el ilegal financiamiento público de las campañas electorales venezolanas (y de otros paìses) que atentan contra la democracia?.

“¿Por qué no se pronuncia contra la Ley del Tribunal supremo de Justicia, que no garantiza la imparcialidad de jueces?.

“Muchas personas sufren hoy en venezuela de presidio inhumano, luego de haber pasado por juicios irregulares. Muchas personas han tenido que huir del país o exiliarse a causa de sus opiniones. Muchas son perseguidas y hostigadas por medios públicos. Hasta ahora nunca he visto a AI solicitar apoyo para esta gente.

“Pero ahora lo hacen por Zelaya, quien es un protegido de Chavez, y quiere implementar un sistema como el que vivimos en Venezuela mientras AI ve hacia otro lado. Aunque ciertamente no a Bolivia, Ecuador o Paraguay, donde sus respectivos gobiernos siguen el ejemplo del presidente venezolano. ¿Este equipo de Centroamárica de AI, compuesto por Daniel, Kate, Zahir, hablará entonces? ¿Por qué no lo hizo cuando Zelaya ignoraba el mandato del Congreso, de la Corte Suprema y del Tribunal Electoral?

“Desde hace más de 20 años he apoyado las causas defendidas por AI, e incluso formé parte del equipo venezolano a principios de los años 90. Quisiera seguir creyendo en su Institución. Debe haber una rectificación al correo How Bad is Honduras, donde se exponga todos los hechos omitidos referente al papel de los demás poderes hondureños.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba