Opinión Internacional

¿Por qué no se queda allá?

El señor Presidente está viajando a ese «mar de felicidad» que, a
su extrañísimo saber y entender, es Cuba. Está participando en un encuentro
de un montón de países en crisis. Debe ser por ello que se siente tan
identificado, y vislumbra una reunión de pares. Viaja a La Habana cuando en
este país y en particular en la ciudad de Caracas hay manifestaciones a
granel de varios sectores. Están los viejitos, ante la intemperie de la
naturaleza y al descampado de la ilegalidad, quejándose de que no se les da
lo que la Constitución establece, prueba fehaciente de que el papel,
incluso el de la Carta Magna, aguanta todo. Frente al Ministerio de
Educación hay protesta multitudinaria, y claro está, ante la imposibilidad
de llegar a un acuerdo, hoy no hay clases. Los estudiantes están elevando
gritos en tierras del Fermín Toro. Refriega y disturbios en el Pedagógico.

Plomo parejo, no verbal en este caso, sino del de verdad verdad, como gusta
el Presidente de instigar. Rhona Ottollina está desde ayer encadenada a las
rejas del CNE, en expresión de inconformidad ante los atropellos contra el
mustio Estado de Derecho, tan inexistente que ya comenzamos a llamarlo
Estado de Torcido. La Fiscalía General de la República sigue sin darnos
información con respecto a los casos en investigación, y hasta corre el
rumor fuerte de que sólo sabremos algo después del 28 de Mayo. Los Unos y
los Otros seguimos pinchados. Buena parte de los candidatos aún no reciben
sus respectivas credenciales, pues nuestro CNE, que contrató un sistema de
postulaciones que nos costó una enorme cantidad de bolívares, en realidad
está utilizando avanzadísima tecnología del siglo XIV, la conocidísima
«APL», léase, «a punta de lápiz». Los prelados de la Iglesia advierten de
peligro institucional y jurídico. El partido de gobierno advierte que «de
eso nada», que no va a pagar la sanción impuesta por los abusillos
cometidos. Y así, podríamos llenar páginas de sucesos en esta nuestra
tierra gloriosa.

Yo no sé a ustedes, pero a mí no me sorprende para nada que ante las
circunstancias, el señor Presidente decida hacer mutis, y salir en
volandillas. Me parece lógico y sensato. Y lo aplaudo. Pero lo aplaudiría
aún más, y hasta eufóricamente, si decidiera quedarse allá. Si es cuestión
de hacer una vaca para costear sus gastos de manutención en pleno Varadero,
en un paquete vitalicio «all inclusive», yo, no sólo estaría dispuesta a
colaborar pecuniariamente, sino incluso a emprender la campaña de
recolección de fondos. Sentiría que con ello se hace patria. Déle, señor
Presidente, quédese allá de una vez. No se preocupe, que de la colecta y de
la mudanza (Oráculo del Guerrero y Manual de Ceresole incluidos), con gran
gusto, nos encargamos aquí.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba