Opinión Internacional

Por una Venezuela democrática

Un grupo de importantes ciudadanos peruanos hemos suscrito una declaración con relación a Venezuela porque consideramos nuestro deber saludar al Gobierno Peruano por la concesión del asilo político al señor alcalde de Maracaibo, don Manuel Rosales Guerrero, a quien expresamos nuestra solidaridad por la persecución desatada en su contra por el actual gobernante de Venezuela, Hugo Chávez Frías.

En momentos en que, como lo ha señalado la Conferencia Episcopal Venezolana, “aumentan las críticas a la creciente arbitrariedad en la administración de justicia, en la que no se trata a las personas desde su condición de ciudadanos, iguales ante la ley, sino por su adhesión ideológica o militancia política”, y cuando desde las alturas del poder se difunden paradigmas de abuso y desprecio a quien tiene una opinión discrepante, es preciso que los hombres y mujeres libres de América Latina unan voces y acciones en defensa del hermano pueblo de Venezuela.

Por tal motivo, conscientes de la necesidad de apoyar activamente a los venezolanos que luchan por sus libertades, hemos decidido constituir un foro de apoyo a la democracia en Venezuela e invitamos a nuestros compatriotas y a los ciudadanos de otros países latinoamericanos a que se reúnan en foros similares, destinados a dar una sola voz de aliento al proyecto de restaurar la democracia en el gran país de Bolívar y hacer realidad la Carta DemocráticaInteramericana.

Tenemos el propósito, en este contexto, de organizar un gran evento, por celebrarse en Lima, para dar a conocer las bases de la destrucción de la democracia en Venezuela y el riesgo de que procesos de este tipo —que el Perú padeció en carne propia en la década pasada— se esparzan en otros países.

En el espíritu de Francisco de Miranda, José Antonio Páez y otros próceres, como Juan Pablo Vizcardo y Guzmán, reafirmamos nuestros ideales de independencia, libertad, justicia e igualdad para nuestros pueblos. Quienes firmamos, animados por este espíritu, nos solidarizamos con los millones de venezolanos que hoy son víctimas del autoritarismo y de la intolerancia.

Esta declaración la han firmado personas tan notables y plurales en sus creencias, como el ex presidente Alejandro Toledo, Lourdes Flores Nano, Jorge del Castillo, Ángel Delgado, Carlos Urrutia Boloña, Fernando de la Flor, Harold Forsyth, Mauricio Mulder, Fausto Alvarado, Natale Amprimo, Anel Townsend, Wilber Bendezú, Raúl Castro, Walter Menchola, Auristela Obando, Ana María Romero Lozada, Luis González Posada, Luis Alberto Salgado y Gustavo Pacheco.

De modo similar lo han hecho dirigentes juveniles, como Julio Mateus, José Luis Bacigalupo y Lorena Carrasco, vinculados al colectivo Coherencia.

Igualmente han suscrito el documento personas que tuvieron importante actividad pública y hoy están un tanto al margen, como Ignacio Basombrío, Eduardo Bruce, Fernando Rospigliosi, Enrique Bernales, Juan de la Puente, Aurelio Loret de Mola y Fernando Villarán.

De la misma forma han suscrito el comunicado profesionales de distintas ramas y varias generaciones, todos de gran valía, como Santiago Alfaro, Carolina Benavides, Omar Chehade, Víctor García Toma, Enrique Ghersi, Walter Gutiérrez Camargo (nuestro decano del Colegio de Abogados), Aldo Panfichi, Manuel Ruiz Huidobro, Javier de Belaunde, Héctor Gallegos Guevara, Juan Jiménez Mayor, Dardo López-Dolz, Luis Solari Tudela, Samuel Abad Yupanqui, Juan Borea, David Cunza y Luis Lamas Puccio.

Quienes están más cerca de la economía y empresarios notables también lo han suscrito, personajes como Javier Zúñiga Quevedo, Ricardo Vega Llona, Carlos Adrianzén, Virgilio Acuña, Jorge Zegarra Reátegui, Diego de la Torre, Víctor de la Torre y Carlos Augusto Dammert.

También participaron artistas tan comprometidos con la democracia y las libertades como Víctor Delfín y Susana Baca, deportistas como Gabriela Pérez del Solar y hombres cercanos a la prensa como Luis Agois Banchero, Hugo Guerra Arteaga, Agustín Figueroa, María del Pilar Tello y, “last but not least”, Javier Valle Riestra, quien presentó con su acostumbrada solvencia la causa de Manuel Rosales al Gobierno Peruano.

También lo hizo Jaime Salinas Sedó, el personaje que pasó de la palabra a la acción al comprometer su vida con sus compañeros del 13 de noviembre para tratar de evitarnos a los peruanos la autocracia que tuvimos que padecer por más de 8 años.

Como se ve, hay un amplio respaldo para una causa noble: expresar solidaridad a un pueblo que sufre la destrucción de su democracia.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba