Opinión Internacional

¿Quién apoya a las FARC?

 

Las computadoras confiscadas a los diferentes líderes terroristas de las FARC, dados de baja por el ejército colombiano, aunadas a las diferentes fuentes de información confidencial que suponemos manejan los órganos de inteligencia del gobierno colombiano, deberían arrojar inequívocamente la verdad sobre quiénes son los factores perturbadores apoyan a las FARC.

Si esta suposición es acertada, entonces me pregunto: ¿Por qué el gobierno colombiano no le habla claro a la nación y al mundo sobre los oscuros protectores y aliados de las FARC, que sus fuentes de información habrían desenmascarado? ¿Por asuntos económicos o de estado?

Es extraño por ejemplo, que los países latinoamericanos del ALBA, no terminen de calificar a las FARC como terroristas. Es inexplicable, que muy pocas voces de protestas se oyeron luego del reciente alevoso y cobarde asesinato de unos militares que estaban cerca de 14 años secuestrados por las FARC. Llama la atención, el silencio sepulcral de UNASUR, Alba, CELAC y demás organizaciones latinoamericanas al respecto.

Es insólito y desde todo punto de vista inadmisible, que países y organizaciones de recursos humanos que se dicen democráticos, sigan haciéndole el juego a las FARC. Existen casos inéditos y aberrantes como la acusación por genocidio contra el gobierno mejicano, por organizaciones civiles de derechos humanos, que pareciera tienen su origen en organizaciones delictivas o gobiernos latinoamericanos cómplices del narcotráfico y del terrorismo mundial.

Sobre las FARC, existe un oscuro y siniestro historial que habla por sí solo. No se puede admitir que gobiernos democráticos aun persistan en señalar que éstas son fuerzas políticas beligerantes, que merecen consideración. Tampoco es lógico, que existan voces que solicitan al gobierno colombiano que negocie con las FARC para acabar con la confrontación armada.

Desde hace mucho tiempo, los líderes de las FARC perdieron el derecho a negociar en serio su retorno a la vida normal e insertarse impunemente en la sociedad colombiana como cualquier ciudadano. Ya han asesinado y causado mucho dolor, han contribuido enormemente a fortalecer el negocio criminal de los estupefacientes, y han ocasionado pérdidas económicas irrecuperables a esa nación, que justifican a que sean calificados como asesinos y maleantes, y en consecuencia deben ser juzgados como tales.

Solicitarle al gobierno colombiano que negocie y considere seriamente el perdón para esos asesinos, para mí tiene tres explicaciones. O es un religioso convencido de la fe en Dios, quién perdona en todos los casos de arrepentimiento, o es un familiar de un secuestrado quien humana y lógicamente teme por la vida de este, o es un defensor de las FARC, que pretende seguirlos protegiendo hasta el final, ganando tiempo para explorar otra forma de combate.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba