Opinión Internacional

¿Quién sucederá a Pastrana?

Las elecciones prometen cambios, el Congreso será renovado el 10 de marzo, la primera vuelta de las Presidenciales será el 26 de mayo, y la segunda 3 semanas después. El 7 de agosto Pastrana entregará un proceso de paz congelado, a pesar de su voluntad, una profunda crisis económica, un gobierno impopular, y una ciudadanía pesimista y desconfiada ante los partidos políticos. Para sucederlo se reparten las preferencias principalmente tres candidaturas. La independencia, el liberalismo y la mano dura se juegan el futuro de Colombia.

Horacio Serpa: aparato y carisma

(%=Link(«http://www.serpa2002.com/»,»Sitio oficial de la candidatura de Horacio Serpa»)%)

(%=Link(«http://www.partidoliberal.org.co/»,»Sitio oficial del Partido Liberal»)%)

(%=Image(9085904,»R»)%)Proclamado candidato presidencial y jefe único del Partido Liberal el 27 de octubre, Horacio Serpa nació en 1943 en Bucaramanga, Santander, baluarte histórico del liberalismo. Un hombre de aparato, cercano a la gente, formado en el seno del Partido Liberal. Ha recorrido todos los niveles de la administración pública, con experiencia en los tres poderes y una piel curtida por años de aprendizaje. La administración Samper fue su prueba de fuego, vencida con creces al observarlo hoy como el más popular para suceder a Pastrana. Aunque la mayor parte del electorado rechaza a los partidos políticos tradicionales, los rojos mantienen un fuerte respaldo, que ha consolidado. Frente al rechazo contra los partidos muestra un compromiso con la autocrítica y la renovación de su organización, calificándola como moderna y socialdemócrata. Su apoyo a una reforma política total se dirige igualmente a responder al afán de cambio.

(%=Image(3019901,»L»)%)Su discurso ha sufrido importantes cambios, mostrando un gran olfato político. Ha pasado de ser el implacable jefe de la oposición liberal a contemporizar con las iniciativas oficiales en el terreno económico y en las conversaciones de paz. Fortalece además sus relaciones con EEUU apoyando la continuación del Plan Colombia. Anteriormente había alimentado un prestigio de líder populista que ha desmontado, proyectando ahora una imagen de estadista popular, serio y responsable. Estrategia que ha funcionado, mientras sus contendores se hunden, su figura se consolida. Tiene una buena imagen, aunque mantiene un alto rechazo, que puede complicar una segunda vuelta.

Su calificación como candidato del pueblo se corresponde a la tradición liberal y al apoyo con que cuenta entre las clases populares. Refuerza su posición proclamando el gobierno del Compromiso Social, el resurgir de la Reforma Agraria y el Plan Nacional de Lucha contra la pobreza. Agudiza el contraste con el neoliberalismo, al cual asegura desechar en su política futura. Promete una paz negociada con la guerrilla enfrentando al paramilitarismo. En la costa, tanto atlántica como pacífica, cuenta con fuerte apoyo.

Noemí Sanín: independencia política

(%=Link(«http://www.noemisanin2002.com/»,»Sitio oficial de Sí Colombia»)%)

(%=Image(6220121,»R»)%)Se inició en el empresariado, en la Corporación de Ahorro y Vivienda. De la mano del Presidente conservador Belisario Betancur hace su entrada a la política como Ministra de Comunicaciones (1983). Su carrera más destacada la labró en el cuerpo diplomático. Con el gobierno del liberal César Gaviria fue nombrada Embajadora en Venezuela, donde destacó por su inteligencia y habilidad diplomática. El ex presidente, actual Secretario General de la OEA, le debe su cargo a sus extraordinarias labores como representante ante el organismo. Funcionarios del gobierno de Gaviria son hoy importantes colaboradores de su campaña.

Su gran momento fueron las elecciones del 98, como independiente alcanzó el tercer lugar con poco menos de 3 millones de votos. Su papel fue determinante para la victoria de Pastrana en la segunda vuelta. De origen azul conservador, Noemí Sanín era la reina de las encuestas, pero la aparición de Uribe, con un discurso de mano dura frente a la guerrilla, le restó fuerza entre las clases altas urbanas.

(%=Image(3094236,»L»)%)El 30 de octubre, con un desmayo de por medio, proclamó su candidatura en Cartagena. Mantiene la mejor imagen, de eficiencia cercana a la tecnocracia y con un fuerte carisma. Su carácter independiente y crítico contra los políticos tradicionales le da grandes tributos. La interrogante fundamental alrededor de su campaña es hasta dónde la independencia política frente a los partidos tradicionales rinde frutos electorales.

Cuenta con más apoyo entre jóvenes y mujeres, en la región suroriental, en el centro del país y en el estrato bajo de la población. Por la competencia con Uribe su discurso se ha tornado más agresivo contra la guerrilla y la clase política tradicional, de la cual no parece poder desprenderse por completo. La dificultad logística inherente a una elección presidencial puede llevarla a enlazar su destino con alguna maquinaria: el Partido Conservador, cadáver insepulto de la política colombiana, puede ser el premiado.

Álvaro Uribe Vélez: la dureza del discurso tecnócrata

(%=Link(«http://www.alvarouribevelez.com.co/»,»Sitio oficial de Álvaro Uribe Vélez»)%)

(%=Image(6666676,»R»)%)La imagen de tecnócrata, el discurso de la eficiencia y mano dura resumen el discurso de Uribe Vélez, tan amable para las clases altas de los sectores urbanos del centro del país. Liberal nativo de Medellín, creció dentro de la administración antioqueña hasta fungir como alcalde de su ciudad natal. Como senador (1986-1994) aupó proyectos que impulsaron tangencialmente el fenómeno paramilitar. Su imagen salió fortalecida por su paso por la gobernación de Antioquia (1995-1997), gestión que lo catapultó para la presidencia.

Mientras el proceso de paz se encuentra congelado, el discurso aguerrido de Álvaro Uribe Vélez rinde importantes frutos. Parece haber llegado a su techo, y el descenso es el camino próximo a recorrer. El discurso de la derecha que promueve la mano dura contra la guerrilla tiene su espacio natural de crecimiento entre la clase media y alta de los núcleos urbanos, pero la escalada de la violencia paramilitar ha contribuido con la desaceleración entre las clases populares.

Un efecto peligroso ha tenido su discurso en la dinámica de la campaña electoral: arrastrar a los principales candidatos hacia un endurecimiento del lenguaje contra la guerrilla, etapa que ha durado más en Noemí que en Serpa. Álvaro Uribe Vélez tiene un enclave fundamental: Medellín y el departamento de Antioquia.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba