Opinión Internacional

Reyes en Benidorm

¡Vivir para ver!, como suele decir el ex presidente Alfonso López Michelsen. Mientras en su columna del domingo pasado recordaba la oposición que lideró en su momento contra el Frente Nacional, y afirmaba que “si yo tuviera treinta años menos me comprometería en una aventura semejante a la del MRL” , ‘Raúl Reyes’, en Benidorm, izaba banderas para conmemorar la celebración del pacto entre Alberto Lleras y Laureano Gómez.

Las imágenes se vieron en los noticieros de televisión, aunque la información fue escasa sobre los objetivos que tuvieron el Gobierno y las Farc al incluir al hermoso y simbólico balneario en la exitosa gira por Europa. Y aunque se publicaron fragmentos de declaraciones muy críticas de Joaquín Gómez, no deja de sorprender que su grupo se haya prestado para un acto de semejante significado.

Además de la competencia ideológica de la guerra fría, la lucha armada en Colombia se pretendió justificar en el carácter cerrado y excluyente de la coalición bipartidista. Paridad y alternación convirtieron a liberales y conservadores en un solo partido que manipuló el poder y no dejó espacios para la diversidad ni para la oposición. En el exterior, este régimen era visto como una forma de autoritarismo que con frecuencia se tradujo en posiciones de simpatía, o por lo menos de tolerancia, frente a la insurgencia.

Más paradójico, todavía, resulta el hecho de que el Gobierno y las Farc conmemoren en su propia cuna el pacto bipartidista mientras la crítica que se hace con más frecuencia al proceso de paz es precisamente su carácter excluyente. Todo parece indicar que los partidos tradicionales pasaron de la manguala frentenacionalista, tan nociva como antipática, a una virtual incomunicación sobre los grandes temas colectivos, que es igualmente inconveniente.

En otros países, gobierno y oposición compiten, se fiscalizan mutuamente y se atacan con dureza, pero dejan dominios reservados para los asuntos de interés nacional. Las élites políticas colombianas, en cambio, afectadas por la fragmentación y la polarización, han perdido la capacidad de unir fuerzas para alcanzar objetivos que no son viables sin acuerdos políticos amplios.

El hecho es que un observador desprevenido de la Colombia de hoy tendría que concluir que para la Administración Pastrana resulta más fácil la comunicación con la guerrilla -al menos con las Farc – que con el liberalismo oficialista. Tanto, que el propio presidente de la DLN, Luis Guillermo Vélez, llegó a sugerir una alianza entre este grupo guerrillero y la alianza gubernamental, construida con el propósito de prorrogar el mandato de Andrés Pastrana.

Y aunque la tesis de Vélez es difícil de creer -por su falta de viabilidad y de lógica – lo cierto es que hay factores de tipo práctico que acercan a los conservadores y a las Farc a pesar de sus profundas diferencias ideológicas. De ellos, el más evidente es el sentimiento de rivalidad que los anima frente al Partido Liberal. Por algo será que durante las administraciones de Barco, Gaviria y Samper, solo hubo diálogos esporádicos en medio de una confrontación persistente, mientras que los gobiernos conservadores de Betancur y Pastrana encontraron eco en la insurgencia para sus respectivas propuestas de negociación.

¿Hasta dónde puede llegar esta convergencia curiosa entre dos alternativas antagónicas que, al menos en teoría, son como el agua y el aceite? Tan equivocado es asumir una estrategia como la que plantea Vélez Trujillo, como desconocer que el diálogo con la guerrilla va a replantear las características de la competencia por el poder. Y que si el pastranismo -o Gran Alianza – no tiene un candidato vinculado al tema de la paz en las elecciones del 2002, podría quedar en la misma posición que tiene actualmente en la competencia por la Alcaldía de Bogotá.

(%=Link(«http://analitica.com/buscar/default.asp?q=Colombia»,»Colombia en Venezuela Analítica»)%)

Fundado hace 28 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba