Opinión Internacional

Sadam Hussein y la soga al cuello

Las consecuencias de haber ejecutado a Saddam Hussein podrían repercutir, a corto o largo plazo, en acciones de represalia contra gobiernos prooccidentales en naciones de población musulmana mayoritariamente sunita -la rama del islam a la cual perteneció el dictador iraquí, pero más específicamente, su martirio podría inspirar a simpatizantes de su visión nacionalista árabe en Medio Oriente y en Irak a que perpetren acciones violentas.

El tiempo dirá si para Estados Unidos era más conveniente mantener a Hussein cumpliendo cadena perpetua en prisión, confrontando sus crímenes ante los jueces de un tribunal, en lugar de ser exhibido como una especie de ‘trofeo de guerra’, por lo demás, sometido a una pena de muerte que en algo recuerda las que él dispuso para muchos de sus enemigos y ex colaboradores, a quienes no les otorgó el beneficio de defenderse. Saddam Hussein fue responsable de masacres de decenas de miles de civiles inocentes a quienes ordenó torturar y aniquilar, incluso con armas químicas, y por lo tanto merecía un castigo. Pero ¿convenía el patíbulo? Algunos argumentos parecen confirmar lo contrario:

• La continuación del juicio a Hussein, acusado de crímenes de lesa humanidad, hubiese servido como una lección de historia para las nuevas generaciones de iraquíes sobre lo que significó su sanguinaria dictadura. Además, hubiera sido una manera de proveer un mínimo de justicia a decenas de miles de familiares de sus víctimas, que ahora no lo verán procesado por otras masacres por las cuales aún no había sido enjuiciado.

• Un proceso judicial largo, minucioso y pedagógico pudo ser el espejo en el cual podían mirarse otros tiranos y autócratas del mundo que creen que siempre se pueden salir con la suya. La pena capital -divina o humana-, en estos casos, puede resultar, a veces, más una exoneración que un castigo, comparada con un juicio imparcial con sus derivaciones morales.

• No convenía convertir a Saddam Hussein en un mártir. Se debía evitar que al menos uno de los muchos grupos insurgentes iraquíes -los leales a su partido socialista militar Baaz- tuviera una mayor motivación para que, en su nombre, inflamaran la ya grave guerra civil en ese país. Tampoco conviene el martirio de un cruel tirano para los futuros libros de historia de su país.

• Eliminar la pena de muerte en el actual sistema legal iraquí hubiese ayudado a los dirigentes del Gobierno de Bagdad a dar una imagen de cierta independencia con respecto la administración Bush. La condena a muerte los vincula con la visión de ‘justicia’ del presidente estadounidense, quien, como gobernador de Texas, tuvo uno de los récords más altos en aprobar este tipo de penalización.

• Hussein, cumpliendo cadena perpetua, pudo algún día ser trasladado a una corte internacional de justicia luego de una eventual retirada de tropas norteamericanas o tras la decisión de un futuro presidente más sensato que el actual en la Casa Blanca. Esto no solo hubiese garantizado un proceso imparcial y de mayor significación universal, sino también habría mejorado enormemente la imagen de Estados Unidos como país que se integra a un sistema jurídico mundial.

• Perdonar la vida a Hussein hubiese sido un gesto que pudo confirmar uno de los mayores aportes de Occidente a la humanidad -el valor de la vida- y para el ex dictador, padecer las consecuencias de una cadena perpetua hubiera sido, probablemente, peor que una ‘gloriosa despedida’ como héroe, de acuerdo con la cultura de muerte y martirio que fomentó entre sus seguidores durante su tiranía.

Por estas y otras razones, la ejecución de Saddam Hussein podría resultar en una sentencia más de las que gradualmente acumula un gobierno que tiene la soga al cuello, como el de George W. Bush.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba