Opinión Internacional

Sin acuerdo en la OEA para sancionar a Perú

La mayoría de los países latinoamericanos, encabezados por México y Brasil y con igual criterio de Argentina, enarbolaron ayer el principio de no intervención y no dieron consenso para que el Consejo Permanente de la OEA decida sanciones contra el gobierno de Alberto Fujimori.

Se opusieron así a una iniciativa de EE.UU. para que se aplique contra Lima, la llamada resolución 1080, que castiga a los países donde se producen interrupciones abruptas del orden constitucional.

La reunión del Consejo Permanente que tuvo lugar en Washington decidió que el problemático proceso electoral peruano sea discutido más informalmente en la agenda que tratarán los cancilleres durante la reunión plenaria de la Asamblea, que se celebrará el fin de semana en Canadá.

El embajador de México, Claude Heller, fue el primero en rechazar la propuesta de EE.UU. argumentando que no correspondía aplicar la 1080 ya que ese instrumento fue concebido para casos en que los procesos constitucionales son interrumpidos por un golpe de Estado. Uruguay, Ecuador y Venezuela coincidieron. Mas aún: el embajador de Brasil, Leite Barbosa, y el argentino, Juan José Arcuri, hablaron de la necesidad de establecer un equilibrio entre la defensa de la democracia y el principio de no intervención.

«Mi país ha seguido con particular atención el proceso electoral peruano, por el especial afecto y respeto que siente por el Perú, sin la intención de intervenir en sus asuntos internos, pero con el convencimiento de la significación que tiene para la región la consolidación de los procesos e instituciones democráticas», dijo Arcuri. Su discurso fue considerado como la primera prueba de que la entina ya no se alinea automáticamente con EE.UU.

En efecto, Buenos Aires no apoyó la propuesta de Washington y adoptó un perfil mucho más bajo que en el pasado. «No fue ni frío ni caliente», dijo luego un funcionario de la Casa Blanca al comentar el discurso de Arcuri.

La reunión de ayer comenzó con la presentación del crítico informe sobre las elecciones peruanas que hizo el jefe de la misión de los observadores electorales de la OEA, Eduardo Stein. El diplomático explicó que de acuerdo a los estándares internacionales, «el proceso electoral peruano está lejos de ser considerado como libre y justo».

Para la embajadora peruana Beatriz Ramacciotti, los comicios se celebraron en un marco de «plena normalidad», con la participación masiva del pueblo peruano, y acusó virulentamente a Stein de haber abusado de su mandato. En esas elecciones, segunda vuelta de los comicios realizados en abril, no se presentó el opositor Alejandro Toledo quien denunció que el proceso estaba viciado, posición que apoyaron los observadores de la OEA.

Al final de la reunión, muchos quedaron con la impresión que el tema morirá en la Asamblea de Canadá y luego EE.UU. decidirá si aplica sanciones unilaterales. «No creo que los ministros de relaciones exteriores encuentren otra fórmula en el marco de la OEA para sancionar a Perú», dijo a Clarín un diplomático latinoamericano que pidió no ser identificado.

Las organizaciones de derechos humanos como Human Rights Watch reaccionaron con preocupación. «Sinceramente yo pensé que iban a ser más firmes», comentó a este diario José Miguel Vivanco, su director para las Américas. «Esto es una vergüenza», afirmó un representante de la Comisión de Derechos Humanos de la OEA que pidió no ser identificado.

No sería la primera vez que EE.UU. actúa unilateralmente si la OEA permanece neutral. Pero la profesora de la George Washington University y especialista en Perú, Cynthia McClintock, dijo que al Departamento de Estado no le será fácil decidir cuál es el mejor curso de acción. «En este momento hay una gran discusión entre las diferentes agencias del gobierno norteamericano. La posición del zar antidroga, Barry McCaffrey, y de la CIA no es la misma que la del Departamento de Estado o de la Casa Blanca», explicó la especialista.

«Fujimori ha sido muy eficaz en su lucha contra las drogas y contra la guerrilla y eso le ha creado vínculos con la oficina antidrogas y con la CIA que son muy fuertes», agregó. «(Vladimiro) Montesinos, el jefe de la inteligencia peruana, está muy ligado a la CIA. Perú es una pieza clave para la lucha contra el narcotráfico.»

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba