Opinión Internacional

¿Sueño o pesadilla?

Miles de personas dejan el país y los que no han alcanzado a hacerlo antes
que se inicie la exigencia de visa de ingreso a España muestran
desesperación por agilizar su partida.

Nadie abandona su patria sin que esto le provoque una serie de disturbios y
contratiempos, mucho peor en el caso boliviano en donde se trata de un éxodo
masivo y azaroso y no de una migración planificada, situación que conlleva
que el emigrante no reciba ninguna orientación o apoyo del Estado.

Muy por el contrario, en las actuales circunstancias, la población migrante
se ve expuesta a mil y un fraudes, comenzando por aquel que se ha estado
practicando en las mismas oficinas de Migración de Bolivia, en donde
funcionarios inescrupulosos se han aprovechado de la desesperación que
experimentan quienes se ven impelidos a emigrar, por la precariedad de las
condiciones de vida y la falta de fuentes de empleo. Otro aspecto alarmante
es el haber descubierto que en Bolivia la política sigue siendo utilizada
para escalar a puestos en la función pública e idear desde allí los métodos
más sofisticados para estafar a los ciudadanos desprotegidos e incautos.

Hemos sido testigos de la lentitud con la que ha operado el gobierno actual
en el tema de las denuncias existentes contra la oficina de Migración, sobre
la que pesaban sobrados indicios y testimonios de venta ilegal de
pasaportes, documento por el que se cobraba una onerosa suma.

Lamentablemente, el acceder a la función pública, para montar desde ella
negocios corruptos, sigue siendo una práctica común, y en muchos casos se
montan redes de corrupción que son administradas por clanes familiares que
defienden a capa y espada el negocio familiar o el feudo político
obtenido.

Es una profunda desilusión el volver a comprobar que el migrante sigue
expuesto a muchas situaciones de estafa, tal como también ha sucedido con el
fraude de la venta de pasajes de la otrora capitalizada y línea bandera
boliviana: LAB, aerolínea que en el presente ha varado a más de mil
pasajeros al haber vendido boletos sin tener condiciones materiales de
llegar a realizar los vuelos. El vía crucis al que se ven sometidos los
bolivianos ha ocurrido a vista y paciencia de un gobierno que se dice de
dignidad nacional, y de transparencia. Consideramos que en la presente
situación el ejecutivo no puede excluirse de culpa, porque ha avalado
funcionarios corruptos y ha omitido llevar a cabo con seriedad y celeridad
las investigaciones sobre las graves denuncias que pesaban sobre ellos.

En el caso del LAB, recordemos que inexplicablemente el ex dueño de la línea
aérea, abandonó el país pese a su condición de arraigo. También debemos
tomar en cuenta que uno de los ministros de gobierno ha sido funcionario del
señor Tito Asbún, quien prácticamente dejó quebrada a la empresa aérea y a
miles de trabajadores con salarios y beneficios sociales adeudados por sumas
millonarias. La inoperancia ha llevado a que el conflicto se acrecentara y
ramificara, al punto que la purulencia de la corrupción ha continuado y ha
terminado por carcomer la parte más vulnerable de la cadena, llevando a que
se practique una estafa en los ciudadanos que por su extrema pobreza y sus
necesidades, no han encontrado otro camino que no sea el de salir en
estampida del país.

Para concluir tomamos una frase del Quijote: La libertad, Sancho, es uno de
los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no
pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la
libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba