Opinión Internacional

Terrorismo y Democracia

Me parece una gran torpeza declarar la guerra al terrorismo. Creo que los terroristas de Al Qaeda y otros pueden ser derrotados, capturados o matados, más como metodología, el terrorismo nunca podrá ser erradicado como tampoco lo será la corrupción o la prostitución. Podremos encarcelar a todas las rameras de un país, sería una hazaña sin precedentes y al margen de la legalidad de esta iniciativa, estoy seguro que tras la gigantesca redada, estaremos lejos de derrotar al meretricio.

La razón por la cual no se podrá acabar con el terrorismo, es por lo grandes dividendos que siguen logrando quienes lo utilizan. Ahora mismo, nos queda claro que si no es un hiper ataque, no logra llamar la atención. Los bombazos en Israel, que matan a docenas, han pasado al segundo plano de la noticia. Nuestra capacidad de indignarnos, se ha ido apagando. Es una pena y allí radica mi principal temor, ¿Ocurrirá que al tiempo también nos llegue el adormecimiento cuando sepamos de la matanza de millares por bombas terroristas? Guernica fue monstruoso, lo único que quedó en claro es que luego de allí el bombardeo aéreo contra las poblaciones civiles se fue imponiendo. La guerra civil española fue un gran ensayo de algo más grande, la Segunda Guerra Mundial. ETA ha matado a 800 personas en 30 años. Al Qaeda, en Madrid, en un solo día, estuvo a punto de sobre pasarle.

Me preocupa qué vendrá después de Bin Laden. La tecnología ha llegado a tal punto que las Armas de Destrucción Masiva están al alcance de todos. El FBI capturó a un científico norteamericano quien sería el creador del ántrax que tanto pánico causó. Lo cierto es que la variedad de la bacteria utilizada en los ataques del tipo “Ames” sólo era fabricada en Estados Unidos y así su pista fue seguida. Entonces, luego de Osama Bin Laden nos sobrevendrán nuevos desquiciados con nuevas causas o antiguas excusas o sin ninguna doctrina ni intención política para liberar sus frustraciones. Racismo, nacionalismo, separatismo, que sé yo. Todos podrán con el debido talento criminal llevar adelante guerras de destrucción masiva. Cualquier país pobre con una infraestructura farmacéutica o agroindustrial mediana puede hacer la reconversión a muy bajo costo y producir armas químicas y biológicas a gran escala.

Un modesto país africano podría montar una guerra vía Internet y generar multimillonarias perdidas globales en la banca y finanzas. “My doom” ha causado 26.000 millones de dólares en perdidas. “Sobig” generó descalabros por 37.100 millones de dólares. Un genio filipino, Reomel Ramones y su novia, presuntos creadores del virus informático “Iloveyou” quedaron en libertad por falta de pruebas.

Un mundo polarizado, con diferencias tan abismales como las que puede haber entre un etiope y un suizo, es inmanejable. Si ya tenemos locos desorganizados no esperemos a que se organicen. El esquema actual de tanta riqueza y extrema pobreza son un caldo de cultivo peligrosísimo para el odio.

Que sirvan estos sucesos para advertir que el mismo escenario global existente, muestra una riesgosa similitud con la sociedad francesa que se violentó contra el stablishment durante 1789. Ahora, los pobres tienen las armas para imponer ciertas condiciones políticas. Y sí, el terrorismo desgraciadamente está demostrando que es una herramienta eficaz para logros políticos importantes. Los terroristas que perpetraron los ataques en Madrid han logrado algo que no habían cometido el 11S; Quemar la esperanza de un partido gobierno para continuar. El Partido Popular era el favorito y la incertidumbre, la sola sospecha del vinculo árabe ha ocasionado una erosión electoral gigantesca en pocas horas. Mariano Rajoy, hasta hace muy poco el presidencial favorito, se vio desesperado cuando las manifestaciones espontáneas se producían en la víspera frente a la sede del Partido Popular con una masa insolente que coreaba contra la presencia española en Iraq. Rajoy, calificaba estas movilizaciones como “ilegales” en su incomprensión ante un país que se opuso en un 40% a la intervención en Iraq y que ahora se desquita en las urnas. Si España se retira de Iraq, mucho peor será el escenario mundial, pues se alentará a los violentos. Si permanece en Iraq, el riesgo y rechazo de la población serán un factor de desestabilización. Encrucijada indescifrable, menudo lío.

La democracia actual se nos ha dicho es la mejor de todas las opciones de gobierno. Mentira, otra mentira, debe mejorarse e innovarse con urgencia. Hoy más que nunca existen las herramientas electrónicas para el voto digital y así podemos, si queremos y está claro que no queremos, transferir al pueblo las principales decisiones gubernamentales. La verdad es que nadie camina hacia ello, lo único que hacemos en la mayoría de países llamados democráticos, en especial en América Latina, es elegir al dictador de turno. Me temo que esta guerra nos podrá a prueba a todos y empieza por evaluar si de verdad las democracias occidentales son tan buenas como se auto proclaman. Por lo pronto, Guantánamo y el segregacionismo fotográfico en los aeropuertos estadounidenses son autogoles. Será interesante ver si la paranoia se traslada a Europa y no terminan haciéndolo peor de lo que tanto criticaron a Estados Unidos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba