Opinión Internacional

Triple Alianza aísla a Chávez

Uribe, Lula y Alan García sellaron acuerdo que define division politica del continente

Se acaba de profundizar la grieta política que divide a América del Sur. El alineamiento de Brasil con Colombia -al que se le sumó Perú- en la lucha contra el narcotráfico y las FARC, descolocó y aisló a Venezuela del resto del continente. De aquí en más, mejor que se olvide Hugo Chávez de tratar de seducir a Brasil excepto para las inversiones. En lo político, se tendrá que conformar con su aliado Ecuador y su satélite Bolivia -hoy por hoy, casi un enclave venezolano-, y probablemente Paraguay, de acuerdo con las señales que hasta ahora dio el electo presidente Fernando Lugo.

En cuanto a la Argentina, parece que Caracas decidió por nosotros. La estatización de Sidor, más la apresurada venta de BODEN y corcoveos para esquivar nuevos préstamos, muestra que, al menos para los negocios, el buen olfato de Chávez se anticipó a la declinación de sus socios K, y práctico, tomó oportuna distancia económica. Un alivio para el canciller Jorge Taiana, que una vez más, no tendrá que pronunciarse.

Tráfico 

El acuerdo que firmaron el domingo 20 de julio los presidentes Álvaro Uribe, Luiz Inácio Lula da Silva y Alan García en la colombiana ciudad de Leticia, selló la nueva Triple Alianza. Por él, Colombia, Perú y Brasil y sus Fuerzas Armadas respectivas se comprometen a luchar contra el tráfico de armas y de drogas, a cooperar en la defensa del territorio y al intercambio fluido y permanente de información de inteligencia. Aun sin ponerlo en letras de molde, está todo dicho: una Triple Alianza que le hará la guerra a los narcos y al tráfico de armas que eventualmente busquen pasar hacia el Sur. 

Uno de los puntos cruciales del memorando firmado en Leticia -a orillas del Amazonas y muy cerca del hito tripartito con Perú y Brasil-, es que fuerzas combinadas de los tres países, que comparten extensas fronteras en medio de la selva amazónica, patrullarán las aguas fronterizas. «Los ríos son como autopistas para los narcos», dijo Juan Manuel Santos, ministro de Defensa de Colombia. Los tres países tienen fuerte presencia militar cerca de sus fronteras y de allí que las localidades más cercanas a las mismas sean asiento de un comando militar conjunto. 

Los brasileños cuentan, además de los pelotones militares de frontera, con la Policía Federal (su versión del FBI) para control e investigación. En cuanto a la legislación a aplicar durante las acciones combinadas entre fuerzas de dos o tres nacionalidades, «regirá la del país donde la operación fue realizada», dice el documento. Tanto en Colombia como en Perú y Brasil rige la «ley de derribo», por lo que las fuerzas fronterizas pueden interceptar vuelos ilegales en un área de 4 millones de km2, donde viven 50 millones de personas. 

El acuerdo trilateral se firmó no sólo en la fecha de la Independencia de Colombia (mientras en todo el mundo se hacían marchas para la liberación de los rehenes de las FARC) sino dos días antes del viaje de Chávez a Rusia, donde compró más armas, propuso un banco binacional con Moscú, firmó contratos petroleros y desafió a EE.UU. y a la región con la idea de instalar una base rusa en Venezuela. 

Aunque el documento firmado entre Uribe, Lula y García ya estaba en carpeta hacía varios meses, seguramente los propósitos del viaje de Chávez precipitaron el alineamiento de Brasil con Perú y Colombia. También contribuyó, claro, que el sábado 19 Bogotá hubiera finalmente accedido a ingresar al Unasul, el Consejo de Defensa del Cono Sur, propuesto por Brasilia, y que Uribe venía rechazando.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba