Opinión Internacional

Tronco e’locos…

“La demencia en el individuo es algo raro; en los grupos, en los partidos, en los pueblos, en las épocas, es la regla”. – Friedrich Nietzsche

Eso de que la locura no es contagiosa, es un mito. Dicen personas allegadas a los orates; se ha sabido que muchos psiquiatras y psicólogos terminan sus días totalmente locos, transmitiendo, como decían antes, en onda larga y corta (hoy día sería en FM).

Lo que está sucediendo en América Latina es digno de altos estudios de la psiquiatría moderna, aunque se corra el riesgo de quedar más locos que un profesor de periodismo que tiene un programa matutino de radio, quien, además de que Chávez lo tiene loco, él es una loca un poco compungida… En fin, como dice Condorito “c’est la vie…”
Evo, en Bolivia, sigue con la locura de querer dividir a su vecino Chile; pero, esa no es su última locura. Ahora, le quiere estatizar las compañías petroleras a sus amigos de Brasil y de España, ambas empresas pertenecientes a los Estados dirigidos por Lula Da Silva y Rodríguez Zapatero, respectivamente, quienes apostaron hasta sus zapatos para apoyar al loquito boliviano, quien ahora inventó que de la hoja de coca se puede hacer harina para fabricar pan, (buena idea para exportar la droga legalmente) el cual sería más nutritivo que el de harina del bíblico trigo y que, además, pondría a volar a todos sus consumidores.

No faltó quien le tomó la idea y ya se comprometió a importar dicha harina a Venezuela, para engañarle el estómago a los hambrientos del país. Total, se dice que quienes se drogan y emborrachan no sienten hambre.

La locura, sin embargo no se detiene allí. Perú encarceló, finalmente, a su loco mayor y gran asesino Guzmán, quien está metido en una jaula y viste traje a rayas, con los ojos enrojecidos y dándole vueltas para todos lados, gritando a todo pulmón, “revolución, revolución, revolución”; ante esto los carceleros le compraron un tocadiscos de 78 rpm.; pero, siempre hay un pero, el Clan Humala, es decir los hermanitos, el papi y la mami de Ollanta, están pidiendo la libertad de su loco mayor.

Ollanta, ha bajado el tono de su discurso. Dice que no tiene nada que ver con Chávez, ni con Evo; dice que más bien le gustan las Evas y que su gobierno no será anti chileno, aunque éstos, se están armando hasta los dientes para poder conversar en la mesa de negociaciones con Bolivia y talvez con el mismísimo Ollanta, quien, obviamente, piensa como “milico” y no como un ser normal.

Hay que reconocer una cosa. Los gringos, los imperialistas, lograron a través de una “guerra bacteriológica”, o “penetrando los hogares por la TV por cable, para espiarnos” y lavarnos nuestros cerebros, (como dijo un insigne legislador venezolano), al comienzo de los setenta. Lograron dañar los cerebros de toda una generación, en especial de militares o militaristas, para hacerlos emprendedores. Emprendedores de habladurías de pajas, de ofrecimientos de reinos y riquezas, pero, al parecer, en el más allá, pues esta locura casi colectiva de líderes habladores, parlanchines, y hasta predicadores de nuevas religiones políticas, están llevando a algunos pueblos, en especial los más incultos a un frenesí de resentimientos y odios que finalmente terminará mal para ellos y muy bien para los profetas revolucionarios, quienes mientras hacen marchar a sus huestes cívico-militares se llenan las alforjas para depositarlas en las Gran Caimán o Suiza. ¡Viva la “robolución” Americana…!

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba