Opinión Internacional

Un resultado esperado

El presidente Lula es sin duda el más querido y admirado de la historia de Brasil. Está finalizando su segundo mandato con una aceptación del 82%. Los motivos son varios y justificados.

 Tal vez el más significativo es haber logrado que casi 30 millones de marginados hayan pasado a ser «la nueva clase media brasileña», que ha desplazado a los ricos como el principal sector de consumo de la economía brasileña…

 Lula acabó con el apotegma liberal de que primero hay que hacer crecer la economía y después distribuir la riqueza. Su gobierno demostró que es posible hacer las dos cosas al mismo tiempo, mientras Brasil era elegido investiment grade y se transformaba en un país serio y súper atractivo para los inversores extranjeros.

 Lula hizo crecer económica y socialmente a su país.

 Ha hecho una verdadera revolución en paz, aunando voluntades, conciliando en el congreso, respetando el federalismo, apoyando a las empresas y cuidando a los trabajadores… con gran participación de los intelectuales y científicos.

 Este tornero mecánico que llegó a la presidencia del país mas grande de América del Sur, después de haber perdido tres elecciones, y que es el mejor amigo de la Argentina, se retira con todos los honores y deja a su sucesora, que ha sido el mejor cuadro político del PT que lo ha acompañado en esta epopeya democrática que él ha protagonizado.

 Dilma tenía un altísimo nivel de desconocimiento y popularidad cuando fue proclamada candidata del presidente y su partido. Poco a poco comenzó a presentarse como la continuadora de Lula. Mostró que conoce el complicado aparato del Estado brasileño mejor que nadie. Que, como jefa de la Casa Civil, tuvo una excelente relación con todos los estados (provincias) que conforman la nación, y reapareció a su lado la figura de Antonio Palocci, el gran ministro de economía de Lula.

 Dilma expresa una política progresista y moderada, de gran contenido social, que ha llevado al Brasil a ser la séptima economía del mundo (¡como lo era Argentina en nuestro centenario!) y que se prepara en poco tiempo más para ser la quinta potencia mundial.

 El pasado domingo ha protagonizado un triunfo espléndido, que se ampliará seguramente a un 55 ó 60% en la segunda vuelta del próximo 31 de octubre.

 Alcanzará esa cifra conque la mitad de los votantes a la ecologista Marina Silva se inclinen por ella, lo que es seguro cuando uno observa la característica de ese electorado…

 Dilma es la continuidad de una política de alianza estratégica con Argentina, mientras que un triunfo del opositor Serra, sería el fin del Mercosur como él lo dice suelto de cuerpo…

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba