Opinión Internacional

Un saludo a la bandera

Como era de esperarse, la “cumbre” de Margarita resultó un fiasco. Después de tanta propaganda y de tanto dinero invertido en seguridad y logística, la movilización de doce mandatarios de distintos países hasta Porlamar fue una pérdida de tiempo y de esfuerzo. “Cumbre energética infructuosa” la calificó LA NACIÓN de Buenos Aires.

Basta con leer la “Declaración Final” que a punta de fórceps pudo emitir la reunión para apreciar que apenas fue posible lograr consenso alrededor de una serie de generalidades y la reiteración de manifestaciones de intención que no se han podido materializar.

La incorporación de otros países suramericanos a la “OPPEGASUR” creada por Chávez, Kirchner y Morales, que debía producirse durante la “cumbre” quedó en veremos. Los demás gobernantes saben que ese nuevo cartel, combinación de intereses opuestos porque reúne a exportadores con importadotes, no tiene futuro. Comenzando porque su principal promotor –Venezuela –ni siquiera puede cubrir sus propias necesidades. Sobre esto la Declaración Final apenas pudo “expresar su reconocimiento a las iniciativas tomadas por distintos países para incrementar la cooperación y la coordinación de sus esfuerzos de energía, tales como PETROSUR, PETROANDINA, PETROAMÉRICA, Petrolera Cono Sur y otras iniciativas”. Evidentemente “otras iniciativas” se refiere a OPPEGASUR, que como ALBA no pasa de ser una quimera.

Sobre el controvertido tema del etanol, que se sabía de antemano sería motivo de confrontación entre Chávez y Lula, el mandatario venezolano en uno de sus mejores despliegues de malabarismo político dio marcha atrás y se tragó todas sus afirmaciones sobre los efectos perversos de ese bio-combustible. “Chávez da otra vuelta en U sobre el etanol” dijo el Wall Street Journal. “Venezuela endulza su retórica sobre el etanol brasileño” dice un informe de Stratford y agrega “el Presidente Hugo Chávez retrocedió en su oposición a los planes de Brasil de expandir la producción de etanol”. El párrafo de la “Declaración Final” es la mejor demostración de cómo se pueden decir cosas sin decir nada. Allí se expresa “reconocimiento al potencial de los bio-combustibles para diversificar la matriz energética suramericana. En tal sentido, conjugarán esfuerzos para intercambiar experiencias realizadas en la región, con miras a lograr la máxima eficiencia en el empleo de estas fuentes de forma tal, que promueva e desarrollo social, tecnológico agrícola y productivo”.

Según la prensa, los únicos resultados concretos consistieron en crear un “Consejo Energético Ministerial”, para lo cal no se necesitaba realizar una cumbre, y la decisión de cambiar el nombre de Comunidad Suramericana de Naciones (COSUNA) por el de Unión de Naciones del Sur (UNASUR) con lo cual según Chávez se logró materializar “un esfuerzo unitario que ya lleva 200 años”. ¡Una auténtica proeza!

El ambiente que predominó en la cumbre se refleja no solamente en la Declaración Final. Evo Morales firmó ese documento “con observaciones” Chávez tuvo que ofrecer a Lula que eliminará los aranceles a la importación de etanol. Kirchner emprendió viaje de regreso antes de que firmara la Declaración. “Prevalecieron la retórica latinoamericana y el protagonismo del mandatario venezolano que limitó la cobertura periodística y la utilizó con fines proselitistas”, escribió EL MERCURIO de Santiago de Chile.

Pero lo más revelador de todo es la pose de la Presidenta Bachelet en la fotografía, publicada ampliamente en la prensa venezolana, donde aparecen todos los participantes. Mientras los demás gobernantes parecen celebrar alguna de las payasadas características de Chávez, la Presidenta aparece casi dándole la espalda, mirando hacia el infinito con una cara que revela aburrimiento e incomodidad.

El Comunicado Final de Margarita es un auténtico saludo a la bandera y pone en evidencia que la proliferación de cumbres, o mas bien su rutinización, lejos de acercar a los gobernantes y a sus pueblos, son una gastadera inútil de plata y de esfuerzos.

Quizás los verdaderos beneficiados somos nosotros, los venezolanos, porque los gobernantes que participan en esas cumbres, los altos funcionarios que los acompañan (incluso los venezolanos), los corresponsales de los medios que las cubren y el público general que observa las transmisiones internacionales de esos eventos, cada vez se dan mejor cuenta de las inconsistencias, las bufonerías y las ridiculeces del tipo.

www.adolfotaylhardat.net

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba