Opinión Internacional

¿Un viaje productivo?

Hacer un balance con respecto al reciente viaje del presidente Hugo Chávez es complejo. La versión oficial nos informará que fue un éxito de la revolución bolivariana; la oposición, que fue un desastre; en el fondo, considerando la politización de algunos de los medios de comunicación venezolanos, será difícil obtener datos veraces y hacer un seguimiento a los acuerdos firmados en Portugal, Bielorrusia, Rusia o España. Algo si podemos sacar en claro: compramos armas a Rusia, nos hacemos amigos de Bielorrusia y vendemos petróleo más barato a Portugal y España.

A las personas que se angustian o desesperan, sean partidarios de Hugo Chávez o no, cuando ocurren las aparentes contradicciones entre sus líderes no deben preocuparse. En definitiva, en los altos niveles de la política -en especial durante las reuniones privadas y almuerzos- las ideologías, los intereses de los pueblos y los discursos políticos se olvidan. En concreto, lo importante es negociar en función de las condiciones más convenientes.

Las leyes del mercado establecen la necesidad de buscar la mejor oferta para cubrir las demandas de los países. En este terreno, Venezuela ha desarrollado una estrategia de acercamiento comercial basada en su capacidad petrolera. A pesar de las diferencias políticas con el presidente Hugo Chávez, cualquier acuerdo comercial beneficioso para el país es positivo y si además beneficia al otro con el cual se hace el acuerdo todavía es mejor. El cuestionamiento no está básicamente en los convenios sino en las condiciones, con quien se firman los contratos y en la utilización de esos recursos para el beneficio de la sociedad.

Por ejemplo, durante casi un año hemos escuchado las acusaciones más contundentes de Hugo Chávez en contra de la Monarquía y el gobierno español. Pero, por esas cosas de los almuerzos (unos dirán de la política) las discrepancias desaparecieron y en apenas unas horas se firmó un acuerdo para venderle a España 10.000 barriles diarios de petróleo a un precio solidario.

No es una casualidad que el gobierno español aceptara la visita de Hugo Chávez. España, atraviesa una desaceleración económica (en términos realistas una crisis) en la cual, aunque cuenta con estrategias y fortalezas para enfrentarla, la oferta del presidente venezolano es un alivio, sino indispensable, al menos muy bien recibido. ¿Tiene algún sentido el enfrentamiento político? Al menos no por parte de España. Hay lazos que unen a los dos países y lo más conveniente son las relaciones estables. Seguramente el presidente venezolano rentabilizará políticamente este acuerdo comercial para proyectar el poder de la revolución bolivariana.

La realidad es que mientras Usted, o yo, no cuestionamos la hipocresía política de la mayoría de los líderes políticos del mundo ellos, cuando de negociar se trata (como probablemente cualquier negocio), acuerdan cualquier tipo de acuerdo a pesar de los insultos que puedan propinarse privada o públicamente. Por eso, sea Usted chavista o no, entendamos: la política es así.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba