Opinión Internacional

UNASUR: Buen comienzo

Auspicioso comienzo el de la Unión de Naciones Suramericanas. No resultaba sencillo que la primera reunión de jefes de estado o de gobierno fuese convocada, precisamente, a considerar un tema de tan alta sensibilidad como lo es la situación política que enfrenta Bolivia que de agudizarse, acarrearía consecuencias de toda índole no solo para el país, sino para toda la subregión suramericana considerada en su conjunto.

Diligente y oportuno el accionar de la Presidencia pro témpore ejercida por la Presidenta chilena Michelle Bachelet, la inmediata respuesta de sus pares aceptando la súbita convocatoria y la declaración acordada pusieron de relieve la importancia que reviste- y revestirá- como foro político de la integración el mecanismo apenas constituido el pasado mes de mayo en Brasilia. UNASUR comienza, así, a cumplir con los cometidos que justificaron su creación y todo pareciera indicar que, de mantenerse la voluntad política puesta de manifiesto por los primeros mandatarios en esta ocasión, es esperable su rápida consolidación y profundización, pre-requisito exigible para conceder entidad e identidad a Suramérica como actor reconocido en el sistema internacional.

La estructura y contenido de la declaración pone de manifiesto, además, el perfil que adoptará el mecanismo para enfrentar los problemas políticos que afectan a los países miembros, por cierto, recurrentes en todos ellos, especialmente, en la actual coyuntura caracterizada por los cambios que intentan adelantar gobiernos legal y legítimamente constituidos. La “Declaración de La Moneda” no se limita, como ha sido tradicional en estos foros, a la denuncia de acontecimientos y la ratificación de principios, sino que contempla la ejecución de acciones concretas como lo son la constitución de sendas comisiones para apoyar al Gobierno de Bolivia en el proceso de negociación que ha emprendido con los factores oposicionistas a su gestión y en la investigación de la masacre estimulada por las autoridades separatistas del nororiental departamento de Pando. De igual forma, dispone la conformación de otra comisión para apoyar y prestar asistencia a las autoridades bolivianas según sus requerimientos, incluyendo la asignación de recursos humanos especializados.

El apoyo político, por muy reiterado que sea explícito, no cobra eficacia si no es acompañado por la cooperación concreta. Solamente así se hace efectiva la solidaridad como principio rector de todo proceso integrador que, en el caso específico de UNASUR, trasciende hacia la unidad mas que entre los estados, entre los pueblos de sus países miembros. Esta primera acción del mecanismo revela, y con mucha claridad, la intencionalidad que inspiró su creación.

Para todos aquellos que apostamos a este nuevo estilo de integración, constituye motivo de satisfacción esta primera gestión de UNASUR. Los pueblos abrigan la esperanza que a partir de ahora, sí se activen con celeridad y decisión, los esquemas integracionistas para atender problemas que atentan en contra de la democracia, la integridad territorial y la soberanía que con tanto esfuerzo han logrado conquistar. UNASUR tuvo un buen inicio y las expectativas que nos generó, comenzaron a cristalizar. Esperemos que siga transitando este sendero.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba